China enfrenta nuevo brote

Archivo — Empleados de aerolíneas redirigen a una viajera en un punto de control de pasajeros llegados de zonas de alto riesgo, para que presenten los resultados de sus pruebas de COVID-19 antes de embarcar en su vuelo desde el Aeropuerto Beijing Capital, en Beijing, el miércoles, 17 de junio de 2020.

Un instituto de investigación dirigido por el ejército de China recibió la aprobación para realizar ensayos clínicos en humanos de una nueva vacuna Covid-19 desarrollada utilizando tecnología genética avanzada, en un avance notable para la industria farmacéutica en rápido desarrollo de China, destacó The Wall Street Journal.

La aprobación se produce cuando otros fabricantes de medicamentos chinos se mueven para ampliar las pruebas de vacunas contra el coronavirus más tradicionales fuera de China.

La Academia de Ciencias Médicas Militares, dirigida por el Ejército Popular de Liberación, dijo esta semana que los reguladores le habían otorgado permiso para probar una vacuna Covid-19 construida utilizando el llamado ARN mensajero en humanos, convirtiéndola en la primera vacuna de este tipo en llegar a la etapa del ensayo clínico en China.

El diario destacó que la tecnología experimental, denominada ARNm para abreviar, utiliza material genético que engaña a las células del cuerpo para que produzcan proteínas similares a las de la superficie del coronavirus. Eso a su vez desencadena una respuesta inmune que se supone que protege a una persona contra la exposición al virus real.

Señaló que Moderna Inc. en Estados Unidos y BioNTech de Alemania comenzaron a probar sus vacunas candidatas basadas en ARNm en voluntarios en sus respectivos países en la primavera. Se espera que Moderna comience un ensayo de fase tres el próximo mes y ya ha dicho que su vacuna mostró resultados positivos tempranos en pruebas en humanos.

El diario indicó que los investigadores chinos tienen menos experiencia en tecnologías de vacunas más sofisticadas en comparación con algunos de sus pares occidentales, aunque ninguna vacuna basada en ARNm ha sido aprobada para uso público por ningún país.

El progreso en el desarrollo de una vacuna ayudaría a China a desviar las críticas a la supresión de las noticias del virus por parte del Partido Comunista después de que surgiera por primera vez en la ciudad china central de Wuhan a fines del año pasado.

Al dar luz verde al PLA para buscar primero una nueva tecnología en humanos, Beijing también está indicando al candidato de ARNm en China que considera más prometedor y que está eligiendo acelerar.

La nueva vacuna PLA fue aprobada para pruebas en personas el 19 de junio, según los medios estatales.

Las dos primeras fases de los ensayos clínicos son principalmente para evaluar la seguridad y se pueden realizar en cualquier lugar. La tercera etapa tiene como objetivo determinar qué tan efectiva es una vacuna, algo que solo se puede hacer en áreas donde el virus aún se está propagando.

Load comments