Anna's Seamstress

Anna Gutiérrez, de 37 años, muestra una de sus creaciones en su tienda de Mabton, el 27 de mayo.

Cuando trabajamos haciendo lo que más nos gusta es como practicar un deporte, comenta Anna Gutiérrez, quien hace 3 años abrió Anna’s Seamstress en Mabton, donde se especializa en el arreglo de vestidos de novias, quinceañeras, bautizos, primeras comuniones y ropa para damas.

Además, a la venta de vestidos y ropa para ocasiones especiales.

¿Hace cuánto tiempo reside en el valle?

Vivo en el valle desde el 2003.

¿Por qué decidió empezar su propia empresa?

Quiero ser un ejemplo para mis hijos, dejarles un legado de perseverancia y de que todo es posible.

¿Qué características hacen único su negocio?

Me aseguro de que mis clientes estén completamente satisfechos con lo que les vendo, les garantizo mi trabajo y soy flexible en cuanto a medidas y diseños.

¿De dónde surgió el nombre de su negocio?

Los nombres de mis hijas son Anna y Liliana, y yo soy Anna, así que somos tres que llevamos el nombre de Ana, de allí surgió este nombre.

¿Cuáles fueron los desafíos más grandes que tuvo al establecer su empresa?

Fue anteponerme a las críticas negativas que recibía de mi círculo más cercano.

¿Cuál sería su estrategia para mantenerse en el mercado?

Seguir dando lo mejor de mí, para garantizar la satisfacción de mis clientes.

¿Cuáles son sus metas a corto plazo?

Establecer un local más amplio donde pueda exhibir todas mis prendas.

¿Cómo aprendió su oficio?

De mi madre, a ella le aprendí todo lo que sé.

¿Qué otro tipo de trabajo o experiencia empresarial ha tenido?

Trabajé en otro lugar en Yakima relacionado a vestidos de novia, quinceañeras. También trabajé para el estado de Washington en el cuidado de pacientes con discapacidad.

¿Qué le gusta hacer cuando no está trabajando?

Me gusta actualizarme con la tendencia de moda, así que en mi tiempo libre me gusta ver catálogos para descubrir cosas nuevas.

¿Qué consejo o recomendación daría a quienes desean incursionar en el mundo empresarial?

Que no tengan temor de emprender aquello que aman, la única manera de saber si algo funciona es haciéndolo, todos lo podemos hacer.

Load comments