Anytime Fitness en Selah

Un par de personas se ve entrando a Anytime Fitness en Selah, el 1 de julio.

El gimnasio Anytime Fitness en Selah se convirtió en el primer negocio en ser multado por el estado por violar la orden Comienzo Seguro del gobernador Jay Inslee.

El Departamento de Trabajo e Industrias (L&I) del estado de Washington le impuso esta semana una multa de 9 mil 639 dólares al propietario de la compañía, Bradshaw Development Inc., luego de recibir varias quejas del público y ser remitido por el Distrito de Salud de Yakima.

Inspectores de L&I vieron el negocio abierto el 15 de junio.

El condado de Yakima, con un aumento de casos de COVID-19 y poca capacidad en hospitales, continúa en la Fase 1 del plan Comienzo Seguro del estado. Los gimnasios pueden abrir solo hasta la Fase 3.

En un comunicado de prensa del miércoles, L&I informó que personal del departamento se comunicó con la empresa varias veces sobre el incumplimiento, antes de imponer la multa.

La citación de la División de Seguridad y Salud Ocupacional, o DOSH, señaló que Anytime Fitness Selah pone a los trabajadores en un riesgo inaceptable de exposición al coronavirus.

El director de L&I, Joel Sacks, dijo que Anytime Fitness Selah "sabía claramente" que no cumplía con la orden del gobernador y que ponía en riesgo a los trabajadores.

“Escogieron permanecer abiertos aun después de ser contactados muchas veces", comentó Sacks en el comunicado de prensa. “No es justo para otros negocios que siguen las reglas".

El gerente general de Anytime Fitness en Selah no respondió a la petición para hacer un comentario antes de que se publicara esta noticia.

En una publicación del 16 de marzo en la página de Facebook del gimnasio, el propietario, Wes Bradshaw, informó a los miembros del gimnasio que cerraría durante dos semanas, hasta el 1 de abril, para cumplir con la orden de Inslee "Quédate en casa, mantente sano".

La orden del gobernador se extendió hasta que comenzó el plan de cuatro fases Comienzo Seguro, que se dio a conocer el 29 de mayo.

Desde mayo, L&I recibió más de una docena de quejas del público de que el gimnasio Anytime Fitness en Selah estaba abierto, sin distanciamiento físico.

Un oficial del Distrito de Salud de Yakima también envió un correo electrónico a la oficina del gobernador para reportar las preocupaciones de la comunidad y sobre la observación de un miembro del personal que vio que el gimnasio estaba "lleno de clientes", según el comunicado de prensa.

El negocio tiene hasta el 5 de julio para cerrar o 15 días laborales para apelar.

En el comunicado L&I señaló que los negocios son contactados por teléfono o correo electrónico, si es posible, para aseguar que los propietarios entienden las reglas de Comienzo Seguro, cuando se les remite un negocio.

Si los propietarios se niegan a cumplir, el departamento envía una carta de advertencia sobre posibles multas. Los inspectores pueden pasar más tarde por el negocio. Si el negocio está abierto, los inspectores remiten el caso a un investigador del DOSH para su inspección y posible citación.

Hasta el 26 de junio, personal del centro estatal de operaciones de emergencia había contactado a más de 400 empresas sobre quejas presentadas por ciudadanos sobre violaciones a las medidas de seguridad de COVID-19.

Pronto se contactarán a unas mil 300 empresas más sobre posibles violaciones del plan Comienzo Seguro, anunció el departamento.

Load comments