Cuando Noé Álvarez comenzó su viaje corriendo a través del continente americano, no sabía qué esperar. Álvarez, un autor que se presentará en las Bibliotecas del Valle de Yakima el 29 de abril en un evento virtual y de acceso gratuito, escribió su primera memoria, “Carrera Espiritual: Un maratón de 6,000 millas a través de la tierra robada de América del Norte” (Spirit Run: A 6,000-Mile Marathon Through North America’s Stolen Land) recordando el tiempo que pasó corriendo, como aliado, en las comunidades indígenas.

Álvarez, hijo de dos inmigrantes mexicanos, se crio en Yakima, donde sus padres trabajaron duro en los campos y en las bodegas. En 2004, cuando Álvarez estaba en su primer año en el Colegio Whitman en Walla Walla, se enteró de la existencia de un movimiento indígena llamado “Peace and Dignity Journeys” (Viajes por la Paz y la Dignidad, PDJ).

El movimiento PDJ fue creado por nativo americanos con el propósito de unir y reclamar la historia y la dignidad de los pueblos indígenas. Cada cuatro años, los participantes del movimiento corren miles de millas, empezando por Norteamérica y llegando hasta Sudamérica, conectando de ese modo con la tierra y las comunidades indígenas que les ayudan. El viaje dura seis meses y, como Álvarez concluye en el libro, la experiencia no es fácil.

Lo más difícil no fue sólo el esfuerzo físico que Álvarez tuvo que soportar, corriendo hasta 30 millas por día sin importar el clima y con poco contacto con el mundo exterior, sino también el esfuerzo mental. Él y sus compañeros tuvieron que aceptar las situaciones que los llevaban allí, así como las luchas internas que tenían que superar. “Correr es lo más fácil,” bromea Álvarez en su obra.

En su viaje, Álvarez descubre las razones por las que hizo la travesía. Quería honrar a sus padres, quienes hicieron un viaje similar cuando emigraron a Estados Unidos. Además, quería escapar de la presión que sintió al ser el primero de su familia en ir a la universidad, un lugar donde se sintió como un extranjero. El viaje le ayudó a conocer mejor sus luchas y también a conectar con sus raíces.

En su entrevista con NPR, Álvarez habla de cómo, a través del tiempo, el significado de correr ha cambiado. Antes corría porque tenía que escapar de las pandillas y porque sus padres también tuvieron que correr por temas relacionados con la inmigración. Ahora corre para sanar, dice.

Únase a las Bibliotecas del Valle de Yakima el jueves, 29 de abril, a las 6:30 p.m. para una presentación sobre su libro, así como para una conversación con Álvarez. El evento gratuito estará disponible a través de Zoom y se requiere registrarse. Visite www.yvl.org/authors para más información y para saber cómo ser parte del evento.

Tania Núñez-Guzmán es asistente del área de programación en las Bibliotecas del Valle de Yakima. Su columna representa su opinión y no necesariamente la posición editorial de El Sol de Yakima.

Load comments