Tom Brady y su equipo ganan el Super Bowl

Tom, quien hace un año terminó su contrato de 20 años con los Patriotas de Nueva Inglaterra, no cometió error alguno en su décimo Súper Tazón en 21 año como profesional.

Y cuando despertó, Tom Brady seguía allí...

Aún a sus 43 años, Brady demostró el domingo que no se cansa de aumentar su legado al conquistar su séptimo anillo de Súper Tazón en un duelo donde, apoyado por la implacable defensiva de sus Bucaneros, le dio cátedra a un joven de 25 años llamado Patrick Mahomes que soñaba con darle el bicampeonato a los Jefes de Kansas City en el Super Bowl LV.

Ante 25 mil almas en el Raymond James Stadium de Tampa Bay, Brady se llevó el quinto capítulo entre ambos quarterbacks, el más importante hasta el momento, donde estaba en disputa el trofeo Vince Lombardi y la oportunidad de ganar el primer Súper Tazón en que un equipo jugaba en su estadio.

Tom, quien hace un año terminó un romance de 20 años con los Patriotas de Nueva Inglaterra, no cometió error alguno en su décimo Súper Tazón en 21 año como profesional.

Brady lanzó para 201 yardas y tres pases de anotación con un altísimo rating de 125.8 que le valió para ganar el quinto MVP (Jugador Más Valioso) de su larga e inagotable carrera.

"Estoy muy orgulloso de este equipo. Tuvimos un noviembre difícil, pero nos repusimos justo a tiempo. Sabíamos que esto iba a pasar. Jugamos el mejor partido del año", dijo Brady.

Los Bucaneros cerraron una campaña atípica marcada por la COVID-19 con una racha de 8 triunfos en fila.

Pero más allá de la presencia de Brady, una de las claves de la victoria fue la defensa de los Bucaneros.

El coordinador defensivo Todd Bowles aprendió de los errores cometidos en la Semana 12, cuando Kansas los venció por 27-24, y supo cómo maniatar a Patrick Mahomes y compañía.

Los presionaron desde el inicio, y jamás los dejaron respirar. Fueron tres capturas y pudieron ser más, pero la habilidad de Patrick evitó que la cifra fuera catastrófica.

Mahomes lanzó para 270 yardas, pero lo interceptaron dos veces y no consiguió lanzar un sólo touchdowns por primera vez en 30 partidos.

Los Bucaneros también aprovecharon los puntos débiles de la línea ofensiva de los Jefes, mermada ante la baja de Eric Fisher, algo que en head coach de Kansas, Andy Reid, reconoció al final del encuentro.

"Hay que darle crédito a Todd Bowles por el trabajo y plan de juego que diseñó. Él nos atrapó", dijo el entrenador de los Jefes.

En otra Conferencia, con otro equipo y aplicando otro estilo de juego, Brady confirmó su grandeza lejos de Nueva Inglaterra.

Load comments