Peatones caminan en Yakima

Peatones caminan sobre la calle Powerhouse Road, cerca de Robertson Elementary School en Yakima, el 4 de septiembre de 2019.

El Distrito Escolar de Yakima, el más grande del condado, con una población estudiantil de cerca de 16 mil estudiantes, comenzó sus clases el miércoles.

Por supuesto, ese día se esperaba gran flujo de tráfico, así como embotellamientos afuera de las escuelas y en áreas cercanas a éstas.

También la presencia de muchos padres que arreglan sus agendas para llevar a sus hijos el primer día de clases.

A eso se sumaba la llegada de alumnos, que por diversas razones, abordan el autobús escolar y recorren largas travesías desde muy temprano.

Y así fue, las expectativas se hicieron realidad, las calles estaban saturadas en la mañana, con padres calmos y con prisa, con alumnos nerviosos y desorientados, pese a las tantas llamadas que el distrito envió a las familias para anticipar desajustes y hacer la transición más ligera.

Pero en fin, así es el primer día de clases en Yakima y seguro que es muy similar en el resto de las escuelas del valle que ya comenzaron clases, es como una tradición de bullicio combinada con caos que todos honran y que varios continúan a lo largo del año escolar, por eso bien vale la pena recordar una que otra sugerencia a conductores y peatones en zonas escolares.

El Departamento de Bomberos de Yakima emitió un comunicado en días pasados en el que pide a los responsables del volante que paren y cedan el paso a peatones que cruzan pasos peatonales o intersecciones. Hay que recordar que en este país el peatón es primero, no el vehículo.

A su vez solicita a los conductores que siempre se detengan ante un oficial de patrulla escolar o encargado de un cruce escolar que sostiene una señal de alto o indica alto, y ante un vehículo que cede el paso a peatones.

Y aunque suene redundante, el conductor debe tener cuidado y estar atento a los estudiantes en zonas escolares, siempre. Manejar es una gran responsabilidad y el chofer debe ser capaz de anticipar un posible accidente en áreas escolares. ¿Y por qué no? también debe tener precaución con niños en su vecindario y parques recreativos.

Ah, recordar es volver a vivir ¿cierto? Esperemos que recordar estos consejos nos traiga buenas memorias de los días que manejamos en zonas escolares.

Y hablando de memorias, la salida de la escuela es otro motivo para más recordatorios.

Ahora las recomendaciones de los bomberos, quienes muchas veces son los primeros que arriban a una emergencia, son para los alumnos, sí, para aquellos que usan el teléfono y dispositivos electrónicos portátiles mientras caminan por las callles. ¿Los han visto? Pensamos que sí.

Para ellos, las recomendaciones que pueden salvarles la vida o librarlos de un accidente incluyen “nunca caminar mientras envían mensajes de texto, nunca cruzar la calle mientras utilizan un dispositivo electrónico; mirar a la izquierda, a la derecha, y nuevamente a la izquierda antes de cruzar la calle, y cruzar solo en cruces peatonales”.

Y algo que el boletín no dijo de forma específica, pero que hemos observado, es el uso de audifonos al caminar. ¿Cuántos jóvenes vemos caminando con la música en los oídos, cruzando calles sin mirar y esperando que los precavidos conductores se detengan ante su osadía? Muchos. Por eso la advertencia es dejar la música para cuando lleguen a casa, concéntrense en caminar con precaución.

Los conductores, tampoco escapan a estos avisos, deben estar más alertas cuando viajan por zonas escolares y nunca deben enviar mensajes de texto al conducir.

Por el bien de los estudiantes, de los conductores y de las familias del valle, tomemos estas recomen- daciones como parte de nuestro primer día de clases de prevención de accidentes en zonas escolares.

Load comments