Módulo móvil de pruebas de COVID-19

Personal de la Guardia Nacional de Washington administra pruebas de COVID-19 en la Iglesia Metodista Unida en Selah, el 23 de junio.

Un convenio de 10 millones de dólares del estado financiará un programa piloto que ayudará al condado de Yakima a frenar la transmisión de COVID-19.

El programa sumará personal para coordinar la atención, responder a brotes y compartir información sobre el coronavirus.

El objetivo es reducir la alta tasa de infección.

Y eso es crucial si el condado de Yakima quiere pasar de la Fase 1 a la Fase 1 modificada del plan de reapertura de cuatro etapas del gobernador Jay Inslee.

Ciertos requisitos, enlistados en el panel de evaluación de riesgos en el sitio internet del distrito de salud, deben mejorar, dijo la Dra. Teresa Everson, oficial de salud del condado de Yakima, durante una reunión de la junta del distrito de salud el miércoles.

"Tengo una carta lista para cuando estemos en un momento seguro para avanzar", señaló Everson.

El condado no puede permanecer en la Fase 1 indefinidamente, aseguró, y las acciones de los residentes determinarán cuándo se puede pasar a la Fase 1.5.

El número de personas que usan cubiertas faciales ha mejorado dramáticamente, de 35% a 65% en encuestas de observación en un mes de diferencia, y Everson es "cautelosamente optimista" luego de ver que el número diario de nuevos casos confirmados de COVID-19 se ha mantenido estable durante la última semana.

Sin embargo, muchas personas siguen en reuniones con personas fuera de casa y no siguen el distanciamiento social de mantener al menos a 6 pies de distancia entre una y otra persona. Varios todavía van al trabajo enfermos, dijo.

"Mucha gente piensa que las recomendaciones y órdenes de seguridad no aplican para ellos", mencionó Everson. "Los pasos son bastante simples: quedarse en casa lo más que sea pueda, quedarse en casa si está enfermo. Y la gente necesita usar cubrebocas cada vez que salga" y mantenerse a 6 pies de distancia de los demás.

"Lo que realmente necesitamos hacer es dejar de tener reuniones con gente fuera de nuestra casa", agregó.

Los miembros de la junta de salud del Distrito de Salud de Yakima se reunieron durante 2 horas y media el miércoles.

"Teníamos mucho de que hablar", señaló André Fresco, director ejecutivo del distrito de salud.

Programa piloto

El Programa piloto de COVID-19 es una inversión estatal en el condado de Yakima, que según Fresco está "increíblemente afectado" por COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. Los funcionarios de salud del condado trabajan con el Departamento de Salud del estado y un grupo consultor para finalizar detalles del presupuesto.

Hay tres áreas de enfoque, explicó Fresco, más personal de rastreo en caso de nuevos brotes, trabajadores de salud comunitaria bilingües y coordinadores de cuidado. Los coordinadores de cuidados trabajarán con personas en cuarentena en casa y sus familias para asegurar que reciben medicamentos, ayuda con la comida, y alquiler y servicios públicos, para que puedan aislarse y no tengan que ir a trabajar.

"Esto no es parte de nuestro presupuesto para el 2020. Esto es trabajo adicional, personal adicional", enfatizó Fresco. "Mucho del personal vendrá del Departamento de Salud del estado".

Melissa Sixberry, directora de control de enfermedades del distrito de salud, mencionó que esos trabajadores podrán ayudar fuera del condado de Yakima.

"Como otros condados circunvecios tienen brotes, nuestro equipo podrá ayudarlos también", dijo.

Las tareas comenzará en julio, con financiación hasta finales de diciembre, añadió Fresco.

"Normalmente el proceso con estos programas lleva meses. Estamos haciendo en semanas lo que normalmente tomarían seis meses", explicó.

Mientras esos planes se intensifican y se ponen en marcha, los funcionarios de salud del condado de Yakima mantienen conversaciones regulares con la oficina del gobernador y el departamento de salud del estado sobre los números que el condado podrá alcanzar de manera realista para pasar a la Fase 1.5.

Los funcionarios estatales consideran aspectos únicos de la situación del condado, tales como su alto número de trabajadores esenciales y no exigirán que se cumplan los cinco criterios de medición, explicó Everson.

"Estamos tratando de dejar métricas que sinceramente nunca podremos cumplir y elaborar una ruta para el éxito en el condado de Yakima", dijo Fresco.

Everson está satisfecha con "la pequeña mejora inicial que hemos visto en el recuento diario de casos", y lo atribuyó a la posibilidad del mayor uso de cubrebocas en la población.

"Esperemos que nuestras hospitalizaciones disminuyan las próximas semanas", finalizó Everson.

Load comments