Dulcería Nancy

Nancy Ballardo posa en su dulcería en Yakima, el 14 de noviembre.

¿Hace cuánto tiempo reside en el valle?

Llegamos en el 2009, de California, buscando otras oportunidades de trabajo. A mi papá se le escaseó el trabajo allá y acá había trabajo con sus familiares.

¿Qué características hacen único su negocio?

El servicio al cliente, trato de que los clientes queden satisfechos, trato de encargar lo que no tenemos para que ellos encuentren los productos, o que sepan que los podemos conseguir para cuando regresen.

¿Por qué decidió empezar su propia empresa?

Vi la necesidad de tener todos los dulces y todo para una fiesta en un negocio y distribuir en mayoreo. No he visto un lugar que venda dulces mexicanos en mayoreo, en grandes cantidades.

Le comenté a mi mamá y a mi papá, y se quedó pendiente la conversación. De repente me dijeron que ya habían alquilado el lugar y me quedé sorprendida, así que dije: ‘ya hay que empezar’.

¿De dónde surgió el nombre de su negocio?

Eso fue muy complicado porque mi papá decía uno, mi mamá decía otro, mi hermana decía otro, yo decía otro. Cuando lo decidí, dije: ‘mi nombre por lo mientras’, pero ya se quedó así. Y dulcería, porque son dulces.

¿Cuáles fueron los desafíos más grandes que tuvo al establecer su empresa?

Fue tener la mercancía suficiente para poder abrir porque empezamos con poquito, y poco a poco, hemos tenido un poco más. Hasta ahora vamos a ir poco a poco.

¿Cuáles son sus metas a corto plazo?

Agregar un poco de mercancía y surtir a las tiendas para que vendan por mayoreo. Y aquí (la tienda) se va a quedar por menudeo y mayoreo.

¿Cómo aprendió su oficio?

Por mi papá, él tiene su negocio de jardinería, me voy guiando por él, aprendo a ser independiente, a ir subiendo poco a poco, a siempre ser amable, a siempre servir, a tener contento al cliente.

¿Qué otro tipo de experiencia laboral ha tenido?

Trabajaba en los campos, en un empaque y en una guardería. Trabajando en la guardería decidí que iba a abrir mi propio negocio.

¿Qué le gusta hacer cuando no está trabajando?

Estar con mi familia, a veces salir con mis amigos.

¿Qué consejo o recomendación daría a quienes desean incursionar en el mundo empresarial?

Si uno puede, ellos pueden, traten de animarse a hacer su propio negocio. Hay veces que no hay dinero para poder hacerlo, pero de que se puede, se puede, solo se necesitan ganas.

Load comments