El Quetzal, una frutería y pastelería en Union Gap abrió sus puertas al público hace tres meses.

Los pasteles de tres leches y antojitos típicos de Guatemala son su especialidad, dice Otto Alberto de León, uno de los propietarios.

¿Hace cuánto tiempo reside en el valle?

Nos mudamos de Indianápolis hace diez años y desde entonces hemos vivido en el Valle de Yakima.

¿Por qué decidió empezar su propia empresa?

Es interesante cómo inició todo. Hace unos 5 años, una hermana de mi esposa se graduó de una escuela de repostería y se propuso que iba enseñar a su hermana a elaborar pasteles, mi esposa aprendió y comenzó a preparar pasteles en casa, llegó el día que ya eran demasiado los pedidos que teníamos y decidimos buscar un local para iniciar nuestro propio negocio.

¿Qué características hacen único su negocio?

Aparte de ofrecer raspados de frutas, tenemos también el atol de elote, que es una bebida típica de nuestra región (Guatemala). En cuanto a los pasteles que elaboramos, la mayoría de nuestros clientes nos han comentado que nuestros pasteles no están muy dulces, somos muy cuidadosos con el sabor y azúcar.

¿De dónde surgió el nombre de su negocio?

Somos guatemaltecos y en nuestro país el Quetzal es el ave nacional y un símbolo patrio, además es el nombre de nuestra moneda, es una manera de decirle a la gente de donde venimos.

¿Cuáles fueron los desafíos más grandes que tuvo al establecer su empresa?

Cuando se comienza un negocio el desafío más grande es la parte financiera, nuestro caso no fue la excepción, pues a última hora nos surgieron gastos inesperados que retrasaron un poco la apertura del negocio, sin embargo, después de todo, pudimos iniciar.

¿Cuál sería su estrategia para mantenerse en el mercado?

El plan es mantenernos haciendo lo que hasta hoy hemos hecho, eventualmente queremos ir introduciendo nuevos productos, y si no funcionan, pues reemplazarlos con otros.

¿Cuáles son sus metas a corto plazo?

Uno de los primeros pasos es establecer una buena clientela, hacer que a la gente le guste lo que preparamos, eso es importante, y eso va desde la calidad hasta la atención al cliente.

¿Cómo aprendió su oficio?

Mi esposa aprendió de su hermana y nuestros clientes nos ayudan a ir mejorando algunas cosas que debemos aprender en el camino.

¿Qué otro tipo de trabajo o experiencia empresarial ha tenido?

En mi caso trabajé en varios estados de este país. Trabajé en la construcción por más de cinco años, fui mesero, y previo a iniciar con este negocio, trabajé como instalador de aire acondicionado.

¿Qué le gusta hacer cuando no está trabajando?

El tiempo libre que tenemos lo dedicamos al servicio de la iglesia, el servicio a nuestro creador, que es parte de nuestra vida, con ello nos sentimos satisfechos.

¿Qué consejo o recomendación daría a quienes desean incursionar en el mundo empresarial?

Cuando emprendemos algo seguramente vendrán días difíciles, días en que tal vez nos vamos a desanimar, y es allí cuando debemos ser persistentes, para mí la perseverancia es esencial para lograr cualquier cosa en la vida, se dice que quien persevera, alcanza, y yo lo creo.

Load comments