En busca de la imaginacion

Entender el universo infantil es primordial en la obra de Mariangel Coghlan.

La diversidad cromática se ha convertido en el sello inconfundible del interiorismo creado por Mariangel Coghlan y los espacios para niños en los que ha trabajado no son excepción a la regla.

En muros o mobiliario, diversas tonalidades son protagonistas, reforzando así la concepción que ella misma hace de su estilo: el uso audaz del color.

“Me interesa que sean espacios divertidos, que inviten a la creatividad del niño y que pueda tener la percepción del dominio del espacio”, explicó.

“Creo que todos los diseñadores usan el color, es como la sal para sazonar para el chef, y el color es parte indispensable del diseño”.

De acuerdo con la experta, a la hora de diseñar la recámara de los pequeños, si bien es necesario tomar en cuenta su escala, la posibilidad de entenderlos y entrar en su mundo siempre será lo más importante.

“Cuando los tomas en cuenta y les preguntas qué es lo que quieren o qué se imaginan, te puede sorprender lo que puedes descubrir, así que siempre es importante escucharlos. Sobre todo en el tema de colores, me interesa saber cuáles son los que más les gusta o con cuáles se identifican”, reveló.

Inspiración familiar

Además del color, tomar distancia de los clichés o las referencias temáticas son un par de características que se suman a su estilo.

“Me gusta mucho hacer cuartos de juegos y creo que aquí el mayor lujo no son las cosas que pones, sino el espacio que dejas libre, tener una superficie amplia donde los niños realmente puedan jugar libremente. No me gustan las cosas que sean tan literales, sino que usen su imaginación porque es fantástico lo que pueden hacer”, admitió.

Tanto en la filosofía de tener sólo lo necesario como en el diseño de mobiliario y de espacios lúdicos, sus hijos han sido una gran influencia e inspiración, pues su experiencia como mamá le ha permitido conocer y experimentar lo que realmente es funcional en este tipo de espacios.

“Lo más interesante al hacer un espacio para niños es que sí o sí es un espacio temporal. El reto es encontrar qué cosas puedes hacer que funcionen durante algún tiempo y que luego puedan transformarse para el cambio que tendrá el niño, que es inevitable”, resaltó.

Load comments