Ha sido un año complicado para negocios como el de Nereyda Capi, My Little Restaurant en Selah, que justamente abrió sus puertas hace un año y que ha sobrevivido a este tiempo gracias al positivismo y a las ganas de salir adelante, comenta.

¿Cerró su negocio a causa de la pandemia?

Gracias a Dios y a las personas que siempre estuvieron apoyándome no tuve que cerrar, han sido tiempos difíciles, pero el restaurante sigue abierto.

¿Qué cambios tuvo que hacer en su negocio para funcionar bajo las nuevas medidas?

Nadie puede comer adentro, las órdenes son únicamente para llevar, y dado que este local no cuenta con mucho espacio, no se permite a más de cinco personas a la vez. La mayor parte del tiempo trabajo sola, por eso no me preocupo por el distanciamiento.

¿Ha tenido su negocio algún tipo de ayuda financiera durante la pandemia?

Hubiera sido de gran valor si hubiera recibido algún tipo de ayuda financiera, sin embargo, hasta ahora no he calificado para ninguna, al menos eso es lo que me han dicho en más de dos lugares que he solicitado. Sé que la ciudad de Selah cuenta con presupuesto para ayudar a los pequeños negocios como el mío, estoy a la espera para ver si eso es verdad.

Económicamente, ¿qué tanto se ha visto afectado su negocio?

Bastante, tuve muchas pérdidas en los primeros tres meses, muchas de mis facturas están atrasadas, gastos básicos como la luz y el agua no esperan, hay que pagarlos. En cuestión de la renta, he tenido ayuda por parte de mis renteros, ellos han sido muy considerados y me han esperado con los pagos.

Como dueña de negocio, ¿se siente preparada para operar bajo la nueva fase?

Yo creo que sí, debemos adaptarnos a esta nueva forma de vida, no solo somos nosotros, esto es a nivel mundial, todas las personas estamos pasando por lo mismo, por ahora no tenemos otra opción, debemos ser positivos y seguir adelante.

¿Cree que las personas en el condado estamos haciendo nuestra parte para salir de esta crisis?

Creo que todos tenemos la libertad de hacer lo que creemos que es correcto, no todos seguimos con las reglas establecidas. Sea cual sea la decisión de las personas, es responsabilidad de cada uno hacer nuestra parte para salir avante juntos. En lo personal me he adaptado a esta realidad y he hecho lo mejor para cuidarme no solo a mí, sino también a mi familia.

¿Qué enseñanza le ha dejado esta crisis y qué recomienda a la gente?

He aprendido que todos necesitamos de todos, es en estos tiempos de crisis cuando debemos demostrar nuestra solidaridad y compasión por los demás, creo que debemos ayudarnos como comunidad, respetando la opinión y decisión de las demás personas. Yo sí creo que las reglas de salud hay que seguirlas, son importantes y si las pusieron es por algo, sé que hay muchas personas que piensan diferente, sin embargo, el positivismo es lo que debe resaltar entre nosotros.

Load comments