La ley que prohíbe el aborto a partir de las primeras seis semanas de gestación ha entrado en vigor en Texas este miércoles, después de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos y una corte de apelaciones no se hayan pronunciado sobre unas solicitudes de emergencia que estaban pendientes y fueron presentadas por proveedores de este tipo de servicios.

La ley es una de las más estrictas de Estados Unidos y prohíbe el aborto antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas. Según la norma, el aborto está prohibido cuando se detecta un latido fetal, que a menudo es antes de que la mujer sepa que está embarazada. No hay una excepción por violación o incesto, aunque existe una excepción por "emergencias médicas".

También permite a los ciudadanos presentar demandas civiles contra cualquier persona que ayude a una mujer embarazada a abortar por violar la legislación.

Es la primera vez que una ley que prohíbe el aborto a partir de las seis semanas entra en vigor. "A través de su inacción, los jueces han permitido que se aplique la restricción más estricta al aborto desde Roe v. Wade --el caso por el cual el Supremo despenalizó el aborto en Estados Unidos-- durante al menos un período de tiempo", ha lamentado el analista de CNN y profesor de la Facultad de Derechos de la Universidad de Texas.

Los proveedores de servicios de aborto pidieron a los jueces que bloquearan la prohibición argumentando que, si se permitía su entrada en vigor, "reduciría inmediata y catastróficamente el acceso al aborto en Texas", lo que finalmente obligaría a cerrar muchas clínicas.

Según explicaron, la ley prohibiría "la atención a al menos el 85 por ciento de las pacientes de aborto en Texas" y significa que se pueden presentar demandas contra una amplia gama de personas, incluida una persona que transporta a una amiga para obtener un aborto o alguien que le brinde asistencia financiera, recoge la CNN.

La falta de respuesta del Supremo ha levantado la indignación de los partidarios del derecho al aborto. "Se caba de cortar el acceso a casi todos los abortos para millones de personas, el impacto será inmediato y devastador", ha lamentado la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) a través de la red social Twitter.

Load comments