Solo faltan unas semanas para que los estudiantes del Valle de Yakima regresen a clases y aún existe la duda de si van a poder asistir a clases presenciales o no.

La respuesta definitiva será tomada con base en la situación del condado de Yakima frente a la pandemia del nuevo coronavirus. Por ahora, “es poco probable que todos lo hagan en el mismo formato que en el pasado”, dijo Lilian Bravo, portavoz del Distrito de Salud de Yakima en una declaración vía correo electrónico.

La semana pasada, Kevin Chase, superintendente del Distrito de Servicios Educativos 105 — que cubre los condados de Yakima, Kittitas y partes de los condados de Grant y Klickitat — explicó que en esta región los distritos escolares tienen preparadas tres opciones educativas para el nuevo ciclo escolar.

La primera es de clases totalmente virtuales. “Si las familias tiene temor de enviar a sus hijos a las escuelas y los quieren mantener en casa, tendrán la oportunidad de inscribir a sus hijos en un programa escolar totalmente virtual”, dijo Chase en la conferencia semanal del Distrito de Salud de Yakima.

La segunda opción es el modelo híbrido, en este los estudiantes asistirán a la escuela en “pequeños grupos en horarios escalonados”, explicó Chase, ya que las escuelas deben seguir las recomendaciones de distanciamiento físico de 6 pies (2 metros), lo que significa que no pueden tener muchos estudiantes y personal en los campus al mismo tiempo.

Se espera que en este modelo “los alumnos vayan unos días a la semana, por ejemplo, lunes y martes. Y la otra mitad irá jueves y viernes. Los otros días que no van a la escuela, estarán en comunicación virtual con sus maestros, muy similar a lo que hicieron en la primavera”, detalló Chase.

La tercera opción es la enseñanza virtual con su profesor, como se hizo cuando se cerraron las escuelas a finales de marzo por la pandemia.

Las opciones de enseñanza que se ofrecerán en los distritos escolares se han estado trabajando con anticipación, dijo Chase. A finales de marzo, las escuelas no estaban preparadas, pero ahora “están preparadas con programas virtuales, híbridos, porque han tenido mucha capacitación, planeación. Esto será mejor”, afirmó.

La decisión final se tomará con base en la salud y seguridad del personal y de los estudiantes, describió Chase.

Cada distrito escolar en el condado de Yakima trabaja para el regreso a clases, así que es importante que los padres se comuniquen con estos, dijo Chase.

Medidas preventivas

Pese a que los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades a nivel nacional dieron varias razones que apoyan el regreso a clases presenciales y emitieron recomendaciones la semana pasada, el condado de Yakima basará su decisión en la situación local.

“En el condado de Yakima, aunque hemos tenido progeso, aún tenemos altas tasas de infección de COVID-19. Sabemos que hay muchas consecuencias no deseadas relacionadas con que los niños regresen o no regresen a la escuela, y las sopesaremos mientras conversamos con el Departamento de Salud del estado y nuestros superintendentes locales”, anticipó Bravo.

Al cuestionarle sobre un posible incremento de contagios en el condado, en caso de que los estudiantes regresen a clases presenciales, la funcionaria de salud contestó: “Cualquier persona que está en contacto con alguien que no es parte de su casa está en riesgo de infectarse de COVID-19. Por esta razón, incluso si los estudiantes regresan a clases en el otoño, se deben establecer medidas de prevención para garantizar la seguridad de los estudiantes y del personal. Sabemos que estos niños y los miembros del personal tienen familias a las que regresan todos los días, y como tal, podrían potencialmente exponerlos y a sus comunidades”.

Si algunos distritos escolares decidieran regresar al salón de clases, sobre todo con alumnos que requieren más atención educativa, como lo sugirió la Oficina del Superintendente de Instrucción Pública del estado de Washington — estudiantes que aprenden inglés o con alguna necesidad especial, por ejemplo — las escuelas deben seguir estrictas medidas de seguridad durante la epidemia.

“Nos estamos reuniendo con frecuencia con los superintendentes para proporcionarles guía mientras se preparan para un posible regreso a clases. Además, estaremos trabajando con las enfermeras en las escuelas para asegurar que se les de la guía adecuada sobre los procediminentos de COVID-19 antes del regreso a clases”, dijo Bravo.

Load comments