Amigos falsos en internet

'Elisa' conoció por internet a un chico que dijo ser de su edad. Tras interactuar con él por un tiempo, acordaron una cita en un restaurante para conocerse en persona.

El día del encuentro, la mamá de la menor decidió acompañarla y aguardar a lo lejos en el lugar.

Fue un adulto quien abordó a la joven y le pidió que lo acompañara afuera del establecimiento porque su supuesto amigo de internet la esperaba en un auto.

Al percatarse de la situación, la mamá ahuyentó al sujeto y, tras perseguirlo, éste se subió a un coche que ya estaba encendido y en el que viajaban otros dos adultos y ningún adolescente.

La niña fue víctima de 'grooming', una forma de ciberacoso infantil que se caracteriza porque adultos crean perfiles falsos con la intención de acosar sexualmente a los menores de edad, advierten especialistas.

Rosario Alfaro, directora de la asociación civil Guardianes, que promueve la prevención del abuso sexual, explica que los adultos ocultan su verdadera identidad para hacerse pasar por amigos de los menores y ganar su confianza.

Cuando lo consiguen, alerta, les piden fotografías eróticas, realizar acciones con contenido sexual o verse en persona.

Los padres deben estar alerta de estos riesgos en redes sociales, subrayó, porque el 'grooming' puede derivar en otros tres delitos: trata, abuso sexual o pornografía infantil.

"(También) puede haber situaciones de secuestro, de violación, abuso, violencia, inclusive, la pérdida de la vida de la niña o el niño", agrega Alfonso Poiré, asesor de Save The Children.

Se estima que seis de cada 10 niños o adolescentes que usan redes sociales aceptan una solicitud de amistad de un desconocido e interactúan con él, lo que los pone en riesgo.

Los especialistas coinciden en que para prevenir el 'grooming' es necesario que los papás aprendan a usar la tecnología, las herramientas virtuales y que abran sus propios perfiles en redes sociales, pues las medidas prohibicionistas no son efectivas.

Lo más importante, aseguran, es generar un clima de confianza y comunicación para hablar de estos riesgos.

"La idea es darles herramientas, fortalecerlos, darles criterios, para que sepan a lo que se van a enfrentar y, en la medida de lo posible, acompañar también esos procesos", apunta Poiré.

Esta confianza servirá también para que los menores se acerquen a los padres en caso de peligro.

Según un estudio de Guardianes, el 50 por ciento de los adolescentes ocultó a sus padres, al menos una vez, contenidos pornográficos, violentos, fotos, conversaciones y publicaciones groseras.

Load comments