Una mujer que fue pisoteada brutalmente y atropellada el viernes en Yakima falleció en un hospital de Seattle y la policía presentará cargos de asesinato contra el sospechoso, informó el capitán Jay Seely.

Rocío Ramos-Martínez, de 30 años, murió el lunes en Harborview Medical Center debido a las heridas que sufrió en el ataque. El padre de su hija de 2 años, Luberto Fernández Rodríguez, es el sospechoso, dijo Seely.

"Un final tan trágico para un crimen sin sentido", comentó Seely el martes.

Rodríguez, de 33 años, es también acusado de provocar un accidente el viernes que dejó dos muertos.

Rodríguez no solo está acusado del brutal ataque que ocasionó la muerte de Ramos-Martínez, sino también de un choque frontal, matando a su conductor e hiriendo a su pasajera.

Los hechos

Ramos-Martínez se encontraba en su automóvil con su hija de 2 años en  YWCA en Yakima cuando fue confrontada por Rodríguez, quien llegó en su camioneta, según testigos.

Rodríguez no la dejó salir de su automóvil, entró a la fuerza y condujo a menos de una cuadra del antiguo Centro Médico Regional Astria en 110 S. Ninth Ave., dijeron testigos a la policía.

La sacó del auto, la pisoteó en la cabeza y la dejó inconsciente, platicó un testigo a la policía.

Rodríguez regresó en su camioneta y la atropelló varias veces, dijo un guardia de seguridad a la policía.

Ese día más tarde, se estrelló contra una camioneta GMC Sierra en la autopista US 97 cerca de la secundaria Wapato.

El conductor del Sierra, Alfred Anaya, 67, de Toppenish, murió y su pasajera, Esperanza Anaya, 65, fue llevada al Yakima Valley Memorial Hospital.

La policía informó que Rodríguez dejó a su hija con su familia antes del accidente.

Rodríguez también resultó herido en el accidente y fue trasladado a Harborview, donde un portavoz del hospital mencionó que por razones de privacidad no podía dar información.

El accidente está siendo investigado por la Patrulla Estatal de Washington.

Abuso

YWCA sirve a unas 13 mil personas al año, mencionó la directora ejecutiva de YWCA, Cheri Kilty.

"Lo que he notado es el nivel de violencia de hombres a mujeres, el nivel de violencia está aumentando”, comentó Kilty, quien ha trabajado en la prevención de la violencia doméstica durante 30 años.

Kilty dijo que sabía poco sobre la situación de Ramos-Martínez, aunque la confidencialidad del cliente le impedía revelar información al público de cualquier forma.

Los registros judiciales muestran que Ramos-Martínez solicitó una orden de protección en marzo de 2019, pero la retiró el siguiente mes, luego que Rodríguez fue arrestado por prender fuego a una bomba de gasolina en Wolf Den en Wapato.

Rodríguez tiene otras tres órdenes de protección solicitadas por otra mujer desde 2015, y tiene antecedentes penales por posesión de drogas, según los registros judiciales.

Reportar

Los casos de violencia doméstica son con frecuencia los más difíciles de investigar por muchas razones y muchas veces no se reportan, dijo Seely.

“Debido a que gran parte de la violencia tiene lugar a puerta cerrada y fuera de la vista del público, las agresiones domésticas son muy difíciles de prevenir”, añadió. "Y luego, cuando agregas niños a la ecuación, mantener a ambas partes separadas es más desafiante".

Kilty y Seely instan a cualquier persona en una relación abusiva a buscar ayuda e informarse sobre servicios de violencia doméstica disponibles.

Hay una línea directa de crisis las 24 horas, Tel. 509-248-7796, y YWCA puede proporcionar refugio a las víctimas y conectarlas con otros servicios, aseguró Kilty.

Nota del editor: Esta noticia fue editada para su publicación en español. La noticia original en inglés puede leerse en www.yakimaherald.com

Load comments