210721-es-news-policereform

El alguacil del condado de Yakima, Robert Udell, dirige una conferencia de prensa el 20 de julio de 2021, en la Oficina del alguacil del condado de Yakima.

A partir del domingo, los agentes de la Oficina del alguacil del condado de Yakima y de la policía local van a cambiar su forma de operar.

Los oficiales de policía no responderán a llamadas pidiendo asistencia con jóvenes problemáticos o personas con situaciones de salud mental. En otros casos, podrían responder al reporte, pero se irán sin intervenir.

Los agentes también reducirán las persecuciones a gran velocidad y sólo las llevarán a cabo si pueden demostrar con claridad que la persona pudo haber cometido un delito o se sospecha que conduce bajo los efectos del alcohol.

El alguacil del condado de Yakima, Bob Udell, el jefe de policía de Yakima, Matt Murray, y el jefe de policía de Union Gap, Greg Cobb, informaron que sus departamentos, junto con otros, se preparan para cumplir con las nuevas leyes de reforma policial que la Legislatura aprobó este año y que entran en vigencia el domingo.

Aunque los tres consideran que las nuevas medidas tienen fallas, también dijeron que tienen que seguirlas o arriesgarse a que los agentes policiacos pierdan sus certificados.

"No queremos el caos en nuestra ciudad", dijo Murray. "Queremos seguridad pública".

Pero también esperan que la Legislatura revise el tema en su próxima sesión y aborde lo que consideran consecuencias imprevistas.

Sus preocupaciones son compartidas por los jefes de policía de todo el valle, muchos de los cuales firmaron un comunicado de prensa en el que se describe cómo las nuevas leyes restringirían lo que la policía podría hacer en diversas situaciones.

Durante la sesión legislativa de este año, los legisladores aprobaron varios proyectos de ley relacionadas a las tácticas y operaciones policiales a raíz de las protestas en el país por la brutalidad policial tras el asesinato de George Floyd perpretado por un agente de policía de Minneapolis.

Uno de los proyectos de ley, el HB 1310 de la Cámara de Representantes, exige a los agentes que intenten reducir la intensidad de la situación antes de usar fuerza, y que sólo usen la fuerza necesaria para resolver la situación.

Otro proyecto de ley, el HB 1054, prohíbe a la policía el sometimiento por el cuello, órdenes de registro de ingresar a una casa sin llamar o identificarse, armas de uso militar y vehículos blindados, así como límites de cuándo y por qué la policía puede participar en la persecución de un sospechoso.

"Creo que entiendo por qué se promulgaron muchas de estas leyes", dijo Udell. "Los sospechosos son injustamente heridos o asesinados por la policía. No hay duda de que esto ocurre. Los oficiales también son humanos. Cometen errores".

Sin embargo, expresó que las leyes tendrán consecuencias que afectarán la capacidad en la que los oficiales trabajan en la seguridad pública.

Nota del editor: Esta noticia fue editada para su publicación en español. El reportaje original en inglés se puede leer en internet en www.yakimaherald.com

Load comments