Benjamín Rodríguez

Benjamín Rodríguez comparece ante la Corte Superior del condado de Yakima por el asesinato de su padre en defensa propia, el 11 de abril. Rodríguez fue puesto en libertad por falta de pruebas.

Si se pudiera asegurar que nadie será asesinado en el condado de Yakima en lo que resta del año, el 2019 ocuparía el octavo lugar en homicidios en los últimos 30 años.

Sin embargo, documentos de cortes, departamentos de policía y del alguacil del condado muestran que en lo que va del año ya se han registrado 19 homicidios. El mismo número de personas asesinadas hasta el 1 de agosto en 2018 y 2017, considerados los peores años en homicidios desde 1990.

Un detective de la Oficina del alguacil del condado comenta que es difícil predecir lo que sucederá el resto del año.

“Simplemente no se puede predecir”, dice el sargento Judd Towell, quien supervisa a seis detectives de la oficina del alguacil. “Tuvimos tres (homicidios) en una semana, es la primera vez en mis 35 años que veo esto”.

El primer homicido registrado en el condado fue el 7 de marzo, cuando Fernando José López-Gálvez, de 20 años, fue baleado fatalmente afuera de su casa en Sunnyside. El homicidio de López-Gálvez también fue el primero de una lista de seis homicidios bajo la jurisdicción del alguacil del condado.

José Durán Tellez, de 25 años, fue el segundo homicidio en el condado y el primero en Yakima. Las autoridades informaron que fue asesinado a tiros en el mismo domicilio donde Julián Reynoso-Valdez, de 22 años, fue ejecutado en una fiesta en diciembre de 2018. Yakima ha tenido cinco homicidios en lo que va del año.

Otros homicidios ocurrieron de marzo a junio, con tres en una sola semana en abril.

El caso de homicidios más mortífero en la historia del condado ocurrió el 8 de junio, cuando Catherine Eneas, de 49 años, Michelle Starnes, de 51 años, Thomas Hernández, de 36 años, y John Cagle, de 60, fueron asesinados en una casa cerca de White Swan. Dennis Overacker, de 61 años, quien se detuvo en una camioneta con otras dos personas y un bebé, también fue asesinado. Tres personas han sido acusadas en relación al caso.

Desde junio se han presentado dos casos más de homicidios. Los restos de Rosenda Strong, quien fue reportada como desaparecida en 2018, fueron encontrados en un congelador abandonado cerca de la autopista 97 y Davis Reyes Jr. fue apuñalado el 6 de julio hasta quedar sin vida en el centro comercial Valley Mall en Union Gap.

Operación invictus

Aunque el número de homicidios es alto, el abogado de la fiscalía del condado, Joe Brusic, considera que la operación que realizan los Servicios de Alguaciles de Estados Unidos y departamentos de policía locales ha logrado que no sea peor.

“Una de las razones por las que creo que no ha incrementado durante las últimas seis u ocho semanas es la Operación Invictus”, dijo Brusic.

La Operación Invictus Civitas— ciudad invicta en latín — es un grupo conformado por alguaciles de Estados Unidos, oficiales del alguacil del condado, la unidad de pandillas del Departamento de Policía de Yakima, la Fuerza contra delincuentes violentos en el noroeste del Pacífico y otras agencias locales, que se enfoca en la captura de fugitivos, pandilleros y otros delincuentes violentos.

La operación comenzó en junio y está programada para terminar en septiembre.

Hasta el momento Invictus ha logrado 139 arrestos, de los cuales 72 son miembros de pandillas, y confiscado 15 armas de fuego, 13 provenientes de integrantes de pandillas.

Brusic considera que la paralización de homicidios se debe a la Operación Invictus.

“Creo que ese es el caso, especialmente en verano”, expresó Brusic, al mencionar su creencia de que las altas temperaturas y salidas a altas horas de la noche en verano podrían conducir a un mayor número de homicidios.

En 2018, 10 de los 32 homicidos registrados se dieron de mayo a septiembre. En 2017, 9 de 28 asesinatos sucedieron en el verano.

Algunos de los arrestos realizados gracias a este operativo fueron los de James Dean Cloud, Donovan Quinn Carter Cloud, Morris Jackson y Natasha Mae Jackson, relacionados a los cinco homicidios en White Swan.

Estos casos están bajo custodia federal por el Buró de Investigaciones Federales puesto que acontecieron en la Nación Yakama.

De las 19 ejecuciones, cinco han sido relacionadas a pandillas, incluyendo los asesinatos de Lillyonna Rose Beaty, de 15 años, y Carlos Steven Munguía Barajas, de 14.

Aunque los fiscales han presentado cargos contra tres pandilleros en relación a la muerte de Joe Albert Fuller cerca de Granger, este es considerado un caso coludido con drogas.

De los 19 casos, no se han realizado arrestos en seis y los fiscales se negaron a presentar cargos contra Benjamín D. Rodríguez, quien mató a su padre en defensa propia.

Sospechosos en otros tres casos fueron puestos en libertad por no haber suficiente evidencia.

Brusic dijo que hay poco temor de que los sospechosos puedan huir antes de ser arrestados de nuevo, ya que hay razones que les impiden abandonar el condado.

Load comments