Dentista en Fremont (foto)

El doctor Andrew Lewis atiende a un paciente en un consultorio en Fremont. El lunes, el gobernador anunció una guía de medidas preventivas para que consultorios médicos y dentales reabran en el estado de Washington.

El gobernador Jay Inslee anunció el lunes una guía para que se reanuden servicios médicos — como visitas al dentista y a médicos familiares — que incluye medidas de protección contra el nuevo coronavirus.

La guía de orientación se presenta en el momento en que el gobernador intenta equilibrar la necesidad de reservas de equipo de protección para trabajadores médicos de primera respuesta, como guantes, batas y máscarillas en caso de brotes futuros, con el costo de haber cerrado el sistema de salud en Washington.

El plan de Inslee pide a las jurisdicciones sanitarias locales que colaboren con los proveedores de servicios de salud para crear una evaluación estatal sobre brotes de coronavirus en su comunidad, según la proclamación del gobernador, que se deben actualizar de forma periódica.

Las pautas ordenan que los consultorios elaboren planes que les permitan ampliar o reducir su carga de trabajo, con base en brotes en su comunidad y la forma en que le afectan.

En conferencia de prensa, Inslee dijo que esa flexibilidad daría a las comunidades "la capacidad de estar preparados para un posible resurgimiento de COVID, si ataca nuevamente".

La guía, entre otras cosas, requiere que consultorios médicos y clínicas dentales tengan suficiente equipo de protección personal (PPE) para sus empleados; pongan en práctica políticas de distanciamiento social; y realicen chequeos en visitantes y pacientes en busca de síntomas de COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. Las pautas también exhortan a los profesionales a usar la telemedicina si es apropiado.

Los proveedores de atención médica que cumplan con las nuevas pautas de seguridad pueden comenzar a reabrir de inmediato.

Aunque, no todos los servicios de atención de la salud pueden abrirse completamente, ya que una de las pautas establece que los proveedores regionales de atención médica de emergencia deben estar preparados para hacer frente a cualquier brote de coronavirus.

El lunes, funcionarios de salud reportaban 18 mil 611 casos y 1,002 muertes en el estado de Washington.

El plan anunciado el lunes prevé que hospitales e instalaciones sanitarias locales mantengan habitaciones reservadas y PPE (Equipo de Protección Personal) hasta que haya un tratamiento efectivo, vacuna o inmunidad colectiva para COVID-19, y hasta que los suministros de equipo de protección para trabajadores de la salud se puedan conseguir con facilidad.

La oficina de Inslee creó un formulario en línea para que propietarios y operadores de empresas hagan preguntas sobre las pautas de reapertura u otros asuntos.

En marzo, cuando el brote creció con rápidez, se establecieron restricciones a procedimientos y exámenes médicos no urgentes para conservar la escasa cantidad de equipo de protección para empleados del sector salud, como mascarillas, batas y guantes.

Esas restricciones han afectado a personas que buscan atención médica general y, al igual que otras industrias perjudicadas por la restricción del coronavirus, han dañado al sector de atención médica.

En las últimas semanas, Inslee ha comenzado a levantar las restricciones a una serie de industrias y actividades, desde construcción y entrega de mercancía afuera de tiendas minoristas, hasta la reapertura de la caza, pesca, golf y muchos parques estatales.

Inslee también pidió el lunes a los residentes que no dejen de recibir tratamiento médico por temor al nuevo coronavirus.

"Realmente esperamos que si necesitan atención, contacten a su proveedor", dijo. "No tengan miedo del COVID-19; hay otros temas de salud que debemos atender".

Load comments