190516-es-news-vaccinationphoto

Los manifestantes contra la nueva ley de vacunación en el estado, Christie Nadzieja, al frente, Bob Runnells, atrás a la izquierda, y Katie Bauer, atrás a la derecha, dan la espalda al gobernador Jay Inslee mientras firma la ley que elimina las exenciones para la vacuna MMR para niños en el sistema escolarizado.

Los padres en el estado de Washington ya no podrán pedir una exención por razones personales o filosóficas para evitar que sus hijos reciban la vacuna triple MMR contra el sarampión, paperas y rubéola antes asistir a la guardería o al sistema escolarizado.

La nueva ley fue firmada por el gobernador Jay Inslee la semana pasada y entrará en vigor a finales de julio.

Inslee aseguró que, si bien el proyecto de ley era un paso importante en materia de salud pública, no hace “todo lo necesario para proteger la salud de nuestros ciudadanos más vulnerables”.

En lo que va del año, se han presentado alrededor de 70 casos de sarampión en el estado, la mayoría en el área de Vancouver.

El Departamento de Salud estatal informó que el 4 por ciento de los estudiantes de Washington en educación básica cuentan con exenciones de vacunas no relacionadas a casos médicos. De éstas, 3.7 por ciento son personales y el resto por motivos religiosos.

Durante la firma del documento, más de 30 padres que se oponen a la nueva ley llegaron al capitolio con carteles con consignas como “La ciencia nunca tiene la solución”.

Christie Nadzieja, de Vancouver, fue una de las tres personas que se manifestaron durante la ceremonia, poniéndose de pie y dando la espalda a Inslee en el momento en que firmó el proyecto de ley.

“Estoy a favor de la libertad médica y la elección de vacunas”, dijo Nadzieja, quien también transmitió la firma de la ley en vivo desde su teléfono celular .

Otros padres fueron acompañados por sus hijos pequeños.

“Solo estamos pidiendo el derecho de los padres a elegir si nuestros hijos son o no vacunados. No estamos aquí para quitarle el derecho a nadie más...”, dijo Kari Palomo, una madre de Vancouver.

Load comments