Llegada desde México, llama panamericana recorre Perú

En esta foto distribuida por la Organización Deportiva Panamericana, dos hombres con atuendos incas participan en la ceremonia de llegada de la llama de los Juegos Panamericanos a Machu Picchu, el jueves, 4 de julio de 2019.

La llama de los Juegos Panamericanos llegó el jueves desde el misterioso Teotihuacán en México hasta la célebre ciudadela inca de Machu Picchu. Ahora, emprenderá un recorrido por una treintena de lugares emblemáticos de Perú, antes de encender el pebetero de las competiciones continentales.

Un “chasqui”, funcionario de la cultura inca encargado de transmitir las comunicaciones o llevar encargos importantes, encendió la primera antorcha en Perú. Usó para ello el fuego de una linterna prendida el martes en la zona arqueológica de Teotihuacán, al noroeste de la capital mexicana.

El chasqui corrió luego a través de una explanada de la ciudad sagrada de los incas, llevando la antorcha encendida, cuyo fuego se transmitió a otra similar, entregada al presidente peruano Martín Vizcarra, presente en la ceremonia.

Llegada desde México, llama panamericana recorre Perú2

En esta foto distribuida por la Organización Deportiva Panamericana, el ministro de cultura de Perú, Astete Victoria (vestido de blanco), participa en una ceremonia por la llegada de la llama de los Juegos Panamericanos a Machu Picchu, el jueves, 4 d ejulio de 2019.

“Perú los espera con los brazos abiertos en estos Juegos Panamericanos, que van a unir a todo el continente americano”, resaltó Vizcarra durante la ceremonia en la ciudadela inca construida en el siglo XV como santuario religioso y ubicada en la Amazonía del sureste peruano a 2.490 metros de altitud.

Según datos oficiales, Machu Picchu recibe unos 1,7 millones de visitantes anuales, de los cuales más de 800 mil son extranjeros.

El paso de la flama, de una antorcha a otra se irá repitiendo en un recorrido por 26 lugares emblemáticos de Perú, entre ellos una peculiar montaña andina que posee franjas de turquesa, lavanda y dorado; el valle del Colca, conocido porque se puede apreciar desde ahí el vuelo de los cóndores; las gigantescas líneas realizadas en un desierto costero por una cultura precolombina llamada Nazca; el lago binacional Titicaca, y la ciudadela costera de Chan-chan, que está construida de adobes y es la más grande del hemisferio.

Los últimos relevos llegarán al Estadio Nacional de Lima, el 26 de julio, durante el clímax de la ceremonia inaugural de los XVIII Juegos Panamericanos. Está confirmada la asistencia de 6 mil 680 deportistas de 41 países que participarán en 39 deportes.

Load comments