Francisco Garcia-Ortiz

Francisco García-Ortiz

El Día de la Independencia es una de las fiestas más importantes en Estados Unidos. En numerosas ciudades, los cielos se pintan de colores con un sinfín de fuegos artificiales que iluminan la veraniega noche del 4 de julio.

Las razones detrás de esta celebración se encuentran en acontecimientos que sucedieron siglos atrás. A mediados del siglo XVIII, Estados Unidos no existían tal y como hoy los conocemos. En aquellos años, los colonos viajaban a América desde Inglaterra y de otras partes de Europa, en busca de una nueva vida.

Con el transcurrir del tiempo, surgieron diferencias, tanto económicas como políticas y sociales, que fueron determinantes en la creación de un ambiente rupturista entre el Reino Unido y sus colonias americanas.

Una vez malogradas las tentativas de cambiar las leyes que el Parlamento inglés impuso a la población, vistas como injustas por los colonos, las negociaciones se rompieron y la situación se volvió insostenible. El 4 de julio de 1776, los miembros del Segundo Congreso Continental, reunidos en Philadelphia, aprobaron el borrador final de la Declaración de Independencia. Era el principio de la Guerra de Independencia.

Es fácil encontrar información acerca de las batallas más importantes, así como sobre los actores principales de la contienda. No obstante, no es tan conocida la información sobre la internacionalización de este conflicto. Larrie D. Ferreiro, en su libro “Brothers in Arms” (Hermanos en armas), nos dice que “la nación americana nació como pieza central de una coalición internacional (de países) que, juntos, trabajaron para derrotar a un adversario común”. Ferreiro dice también que “sin el extenso apoyo militar y financiero de los franceses y españoles, la causa estadounidense nunca habría tenido éxito. Francia y España proporcionaron cerca del equivalente a 30 billones de dólares, así como el 90 por ciento de todas las armas utilizadas por los estadounidenses”.

Un ejemplo ilustrativo de esta ayuda fue el apoyo español, principalmente llevado a cabo por Bernardo de Gálvez, gobernador de Luisiana, un héroe desconocido para muchos que, entre otras proezas, marchó a lo largo del río Mississippi con un ejército formado en buena parte por hispanos, afroamericanos libres, indios Chactás, canadienses y varios voluntarios norteamericanos, para expulsar a los británicos de la significativa posición de Baton Rouge.

Si usted quiere saber más acerca de estos hechos, le recomendamos la lectura de estos libros que, gratuitamente, podrá leer en cualquiera de las 17 Bibliotecas del Valle de Yakima:

En español:

  • Infante, R., & Fink, S. (2012). Los tres documentos que hicieron América: la Declaración de Independencia, la Constitución de los Estados Unidos de América, la Declaración de Derechos. (Libro electrónico).
  • Wood, G. S., & Merino, S. I. (2015). La revolución norteamericana.

En inglés:

  • Chavez, T. E. (2002). Spain and the independence of the United States: An intrinsic gift.
  • Ferreiro, L. D., Colacci, D. (2016). Brothers at arms: American independence and the men of France and Spain who saved it.
  • Allison, D. K., and Ferreiro, L.D. (2018). The American Revolution: a world war.

Francisco García-Ortiz es director de Servicios Públicos de las Bibliotecas del Valle de Yakima. Su columna representa su opinión y no necesariamente la de El Sol de Yakima.

Load comments