Pastillas fraudulentas

De acuerdo con la DEA, ha habido un aumento "dramático" en las pastillas fraudulentas que contienen al menos dos miligramos de fentanilo, una dosis considerada letal.

Más de 107 000 estadounidenses murieron el año pasado por sobredosis de drogas, o lo equivalente a 12 defunciones cada hora, lo que marcó un récord como resultado de una crisis de fentanilo cada vez peor, estimaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

La cifra representa un aumento del 15 por ciento con respecto al máximo anterior, establecido en 2020.

La Casa Blanca calificó como "inaceptable" el ritmo acelerado de muertes y promovió su recientemente anunciada estrategia de control de drogas, que incluye medidas para conectar a más personas a tratamientos, interrumpir el tráfico de sustancias y ampliar el acceso a la naloxona, un medicamento que revierte las sobredosis.

Desde la década de 1970, la cantidad de defunciones por sobredosis ha aumentado todos los años excepto en 2018.

En 2021, las sobredosis de fentanilo y otros opioides sintéticos superaron las 71 000, un 23 por ciento más que el año anterior.

También hubo un incremento del 23 por ciento en las muertes relacionadas con la cocaína y un alza del 34 por ciento en los fallecimientos relacionados con la metanfetamina y otros estimulantes.

"El efecto neto es que tenemos muchas más personas, incluidas las que usan drogas ocasionalmente e incluso adolescentes, expuestas a estas potentes sustancias que pueden causar una sobredosis aun con un consumo relativamente pequeño", afirmó la directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, la Dra. Nora Volkow.

Los expertos aseguran que la pandemia de COVID-19 ha exacerbado el problema, ya que los confinamientos y otras restricciones aislaron a la gente con adicciones a las drogas y dificultaron el acceso al tratamiento.

No obstante, algunos sostienen que las causas de la crisis son complejas y difíciles de desentrañar, por lo que van más allá de la pandemia y los cierres que esta generó.

Las tendencias de decesos por sobredosis son geográficamente desiguales. Alaska experimentó un aumento del 75 por ciento en 2021, el salto más grande de cualquier estado. En Hawái, las muertes por sobredosis cayeron un 2 por ciento.

Las cifras publicadas el miércoles se consideran provisionales y pueden cambiar a medida que el gobierno revise más registros de defunciones.

En 2021, las defunciones por sobredosis representaron una de las principales causas de muerte en Estados Unidos, similar a la cantidad de personas que fallecieron a causa de la diabetes y la enfermedad de Alzheimer, y aproximadamente una cuarta parte de la cantidad de gente que perdió la vida por COVID-19, la tercera principal causa de muerte, de acuerdo con los CDC.

Regina LaBelle, experta en políticas de adicción de la Universidad de Georgetown, apuntó que si bien las casi 108 000 muertes estimadas no tenían precedentes, el aumento más pequeño en relación con 2020 es una "señal de esperanza".

"Un año no hace una tendencia", manifestó la especialista.

"Vamos a tener que mirar algunos años seguidos".

Load comments