En octubre Nereida Capi inició su propio negocio de comida en Selah: My Little Restaurant, un restaurante que ofrece a sus comensales el sabor de la gastronomía de Jalisco, México.

¿Hace cuánto tiempo reside en el valle?

Gracias a la decisión que tomaron mis padres, vivo en el Valle de Yakima desde hace 25 años.

¿Por qué decidió empezar su propia empresa?

Me encanta la cocina, creo que es una de las cosas que más me apasionan, y soy una persona que siempre ha buscado hacer algo diferente. Desde hace mucho tiempo había planeado tener un negocio de comida, pero fue hasta ahora que se me dio la oportunidad.

¿Qué características hacen único su negocio?

Me gusta ser real y auténtica en cualquier campo que me desempeñe, trato a todos por igual. Una de las cosas que distingue a un negocio es la calidad y el buen servicio al cliente, y quiero incluir ambos en mi negocio.

¿De dónde surgió el nombre de su negocio?

En español el nombre de mi negocio sería algo así como “Mi restaurantito”, sin embargo la razón por la que decidí optar por traducirlo al inglés es porque quiero incluir a ambas culturas. Siendo mexicana estimo mucho mi cultura y aprecio la oportunidad que este país me ha brindado.

¿Cuáles fueron los desafíos más grandes que tuvo al establecer su empresa?

Ninguno. Soy de la filosofía que cuando queremos alcanzar algo, los obstáculos son lo de menos, y eso precisamente sucedió en mi caso, yo deseaba hacer este tipo de negocio y no sé si en verdad hubo algún obstáculo.

¿Cuál será su estrategia para mantenerse en el mercado?

Por ahora quiero seguir adelante con lo que tengo, el buen servicio siempre será parte de mí. Eventualmente quiero incluir más variedad de platillos, como el pozole y tacos de pescado.

¿Cuáles son sus metas a corto plazo?

No sé si sean metas a corto o a largo plazo, pero siempre he soñado con tener una cocina grande, un lugar bonito donde pueda emplear a varias personas, generando más oportunidad de empleo.

¿Cómo aprendió su oficio?

Cuando cocinaban mi madre y mi abuela siempre solía observarlas y trataba de memorizar tanto su estilo, como sus recetas, y creo que de ellas aprendí todo lo que ahora sé en cuanto a comida mexicana.

¿Qué otro tipo de trabajo o experiencia empresarial ha tenido?

Antes de emprender esta aventura, trabajé por muchos años en una gasolinera en Selah.

¿Qué le gusta hacer cuando no está trabajando?

Siempre he sido una persona muy ocupada y mis tiempos libres son para estar con mis hijos. Aunque viajo a México a visitar a mi gente, me gustaría conocer otros lugares como Alaska, por ejemplo, se me hace muy interesante.

¿Qué consejo o recomendación daría a quienes desean incursionar en el mundo empresarial?

En mi experiencia de vida he aprendido que si tú no haces algo por ti mismo, nadie más lo hará por ti, eso te lo garantizo. Si tienen algo en mente que no se detengan, todo es posible. 

Load comments