Trabajadores de la construcción (foto español)

En esta foto de archivo, Jeremy Wells, electricista de West Side Electric, instala el cableado en una propiedad de Baron Homes en Terrace Heights, en marzo de 2017.

En una aclaración a la orden estatal de quedarse en casa, la oficina del gobernador Jay Inslee afirmó el miércoles  que trabajadores de la mayoría de constructoras comerciales y residenciales deben quedarse en casa a fin de combatir la propagación del coronavirus.

Casi toda la industria de la construcción es una actividad considerada no esencial bajo la nueva orden estatal, según se explicó en un memorando emitido por la oficina del gobernador.

La aclaración podría frustrar a varios líderes de la industria de la construcción que, desde que Inslee anunció la orden de quedarse en casa el lunes, insisten en que son negocios esenciales y que se les debe permitir operar.

"De acuerdo con la Orden, "los trabajadores de la construcción quienes son la base...de sitios y proyectos de construcción (incluyendo la construcción de vivienda) están enlistados como un 'servicio esencial'", escribió en un correo electrónico la Asociación de la Industria de la Construcción de Washington, el que dirigió a sus miembros. “Con base en este languaje, constructores de vivienda y remodeladores pueden continuar con sus operaciones mientras esté en efecto la orden de permanecer en casa”.

Sin embargo, las excepciones a la orden de quedarse en casa, que entra en vigencia el miércoles a la medianoche, solo incluyen la construcción en actividades esenciales como atención médica, transporte, energía, defensa y fabricación esencial. También la construcción "para promover un propósito público relacionado con una entidad pública", incluyendo viviendas de bajos ingresos financiadas con fondos públicos, y reparaciones de emergencia.

Todas las actividades de construcción a las que se les permita continuar deben cumplir con el distanciamiento social "y las medidas apropiadas de protección de la salud y de los trabajadores antes de proceder", se indicó en el memorando.

Muchos trabajadores de la construcción que están preocupados por las condiciones en sus sitios de trabajo pueden sentirse satisfechos con la aclaración.

Casi una docena de trabajadores de la construcción entrevistados por The Seattle Times a principios de esta semana dijeron que temían al contagio del COVID-19 en sus áreas de trabajo, donde los empleados con frecuencia se ven obligados a trabajar en lugares cerrados y donde el saneamiento no es una prioridad.

"No creo que haya mucha prisa para una nueva construcción", dijo un trabajador de la construcción, cuyo compañero de trabajo está en el hospital esperando los resultados de su prueba de COVID-19.

Load comments