Refugio para el calor en Yakima

La empleada de Camp Hope, Nereida Godinez, a la izquierda, y el residente de Camp Hope, Michael Shumaker, llevan bocadillos y bebidas a la Iglesia Wesleyana Spirit Alive, el 29 de junio de 2021, en Yakima, Washington. Camp Hope utilizó la iglesia como un centro de refugio durante la ola de calor.

Al menos 78 muertes relacionadas con el calor fueron confirmadas por el Departamento de Salud estatal tras la ola de calor extremo que azotó el noroeste del Pacífico a finales de junio.

La ola de calor, que un grupo de científicos dijo que habría sido casi imposible sin el cambio climático, causó cientos de muertes en Oregon y Columbia Británica, y las autoridades locales dicen que temen que se descubran más muertes en las próximas semanas.

El creciente número de muertos resalta el grave impacto de la ola de calor en la salud humana y cómo las temperaturas extremas ponen con frecuencia en mayor riesgo a adultos mayores y personas sin hogar.

"Las olas de calor [son] la forma en que el cambio climático nos mata hoy", dijo Friederike Otto, del Instituto de Cambio Ambiental de la Universidad de Oxford, uno de los científicos que vinculó la ola de calor con el calentamiento global en el estudio anunciado el miércoles.

Conforme el clima va cambiando, los científicos esperan olas de calor más intensas y frecuentes, y los investigadores dicen que es urgente que los residentes del noroeste del Pacífico se preparen y se adapten.

"Las muertes relacionadas con el calor son prevenibles", dijo Kristie Ebi, profesora del Centro para la Salud y Medio Ambiente Global de la Universidad de Washington.

El departamento de salud informó que 19 condados reportaron muertes relacionadas con el calor.

El día más mortífero de la ola de calor fue el 29 de junio, cuando 33 personas perdieron la vida en todo el estado, según el departamento de salud estatal.

El número de muertes en todo el estado se considera preliminar y el departamento de salud estatal anticipó que tomará al menos otro mes antes de que esté disponible un recuento casi final de muertes por calor.

A partir del 1 de julio, The Seattle Times se puso en contacto con los 39 condados de Washington para solicitar información sobre las muertes relacionadas con el calor. Hasta ahora, los condados reportaron al menos 99 muertes posibles o confirmadas.

Muchas se consideran preliminares ya que se realizan autopsias y se completan las pruebas de patología. Tres condados aún no han respondido a las solicitudes de información.

Varios forenses y médicos forenses locales consideran que un conteo de muertes por la ola de calor permanecería incompleto durante semanas. Algunas muertes más, que se temen o se esperan, serán descubiertas con el tiempo.

La información proporcionada por forenses y médicos forenses deja en claro que muchos de los que fallecieron por el calor eran adultos mayores o personas sin acceso a refugio.

Tres personas en el condado de Benton no tenían una unidad de aire acondicionado funcionando y murieron en su casa.

Una mujer de 31 años que se encontraba sin hogar en Shelton fue encontrada muerta en una calle de la ciudad, con cuatro capas de ropa. Otra mujer en Bellevue fue hallada sin vida después de que su vecino le llamó, no recibió respuesta y fue a revisar cómo estaba.

El calor es con frecuencia un asesino silencioso. Por lo general, solo una pequeña parte de los que mueren durante olas de calor perecen debido a la hipertermia o cuando el cuerpo se sobrecalienta peligrosamente.

Las personas generalmente mueren de eventos cardíacos, problemas respiratorios o enfermedades renales, afecciones que se disparan por el calor.

Nota del editor: Esta noticia fue editada para su publicación en español. La noticia original en inglés puede leerse en www.seattletimes.com

Load comments