210128-es-news-flightsusa-1

Usuarios de diferentes líneas aéreas en México perdieron sus vuelos debido a la entrada en vigor del nuevo requisito para ingresar a Estados Unidos: mostrar una prueba reciente de COVID-19 negativa.

Usuarios de diferentes líneas aéreas perdieron sus vuelos en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), debido a la entrada en vigor del nuevo requisito para ingresar a Estados Unidos: mostrar una prueba reciente de COVID-19 negativa.

Roberto Bautista debía salir a las 6 a.m. hacia Kansas, pero el personal de United Airlines no reconoció el resultado de la prueba que llevó, pues tenía más de tres días de haber sido emitido.

En la madrugada no encontró dónde realizarse el examen y fue hasta las 9 a.m. que pudo tener sus resultados tras pagar 800 pesos (unos 40 dólares) en un módulo privado dentro del Hotel Camino Real.

María Martínez estaba angustiada con la idea de que ella y su hija podrían perder su vuelo de Aeroméxico hacia Chicago.

“Mañana tengo que trabajar, me van a correr”, contó.

A ella le cobraron por la prueba mil pesos (unos 50 dólares) en la Clínica del Viajero de la UNAM, ubicada a un costado del mismo hotel. Su resultado lo obtuvo a las 9:30 a.m., media hora antes de que su vuelo despegara.

Abigail García sí cumplió con el requerimiento, pero igual se quedó varada, pues su vuelo de Volaris hacia Los Ángeles fue cancelado.

Personal de la aerolínea reconoció que, con el requisito de la prueba de COVID-19, muchos usuarios cancelaron sus viajes.

Por la tarde, el AICM informó en un comunicado que se permitió la instalación de un módulo para hacer pruebas COVID dentro de la terminal aérea.

Alertan en Estados Unidos de gel mexicano

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) alertó de todos los desinfectantes para manos a base de alcohol provenientes de México.

La agencia halló una gran cantidad de desinfectantes para manos con etiquetas que indicaban que contenían etanol, pero que dieron positivo para metanol, que puede ser tóxico cuando se absorbe y es una amenaza a la vida cuando se ingiere.

Las pruebas de la agencia encontraron que 84 por ciento de las muestras no cumplían con las regulaciones y que más de la mitad contenían ingredientes tóxicos a niveles peligrosos.

Load comments