210422-es-news-camping

De izquierda a derecha, Yuli Pérez, Susana Krause, Mark Pérez y Miguel Batista pasan un rato junto al lago, el 7 de agosto de 2020, en Bumping Lake en el condado de Yakima.

Funcionarios estatales recomiendan planear con anticipación y tener alternativas para quienes decidan unirse a las multitudes que visitan sitios públicos para acampar ahora que el clima comienza a ponerse caluroso.

Después de que las restricciones de COVID-19 entraron en vigencia hace un año, las ventas de camiones de remolque se dispararon, los senderos para caminatas tuvieron más visitantes y un gran número de personas decidió pasar algunas noches fuera. El lento regreso a la normalidad en el condado de Yakima y en otros lugares no parece frenar el deseo de visitar las hermosas tierras públicas de Washington.

“Podemos anticipar una vez más que la demanda de tierras para acampar y zonas de campamento será alta”, dijo el portavoz del Servicio Forestal, Robin DeMario. “Pedimos a la gente que sea paciente y tenga buena voluntad porque muchos de los lugares populares se llenarán rapido”.

Parques Estatales registró un 15 por ciento más de personas acampando entre julio a octubre de 2020, de acuerdo con el portavoz, Toni Droscher.

“La gente podría considerar estancias de mitad de semana y permanecer en parques menos populares”, dijo Drescher. “Tal vez elegir una zona donde les gustaría quedarse y visitar los diferentes parques dentro de esa región”.

La portavoz del Departamento de Recursos Naturales, Paige DeChambeau, comentó que la mayoría de sus zonas de acampar, incluidas las del Bosque Nacional Ahtanum, no se pueden reservar.

Las reservaciones para acampar en tierras federales se pueden hacer a través de recreation.gov, aunque al menos el 40 por ciento de los campamentos en áreas recreativsa del Servicio Forestal son por orden de llegada. DeMario dijo que el año pasado los campamentos en Washington se llenaron a niveles de fin de semana casi todos los días y recomendó llegar temprano y con una alternativa.

Esas grandes multitudes traen otras preocupaciones, como basura y mayor riesgo de incendios forestales. DeMario pidió que la gente siga los principios de “No deje rastro”, empaquetando o enterrando sus desechos.

DeChambeau, por su parte, dijo que el Departamento de Recursos Naturales trabaja en mensajes de prevención de incendios forestales que lanzará en los próximos meses.

DeMario elogió a entusiastas al aire libre que apagaron incendios y recogieron basura, señalando que al igual que el Departamento de Recursos Naturales, el servicio forestal espera reanudar tareas de trabajo voluntario que fueron canceladas debido a las restricciones a grupos grandes.

Load comments