Pupusería Las Palmas

Sonia Leiva, de 32 años, prepara unas pupusas en su restaurante Las Palmas, el 27 de agosto, en Yakima.

Miguel Ramos y Sonia Leiva, de Guatemala y Honduras, respectivamente, llegaron hace 4 años al Valle de Yakima y este verano iniciaron su propio negocio, Pupusería Las Palmas, donde también preparan las famosas baleadas, un platillo típico de Honduras.

¿Hace cuánto tiempo reside en el valle?

Desde hace 4 años.

¿Por qué decidió empezar su propio negocio?

Empecé haciendo comida en casa y la gente comenzó a animarme diciendo que les gustaba lo que preparábamos mi esposa y yo, así fue como nos decidimos a emprender este negocio.

¿Qué características hacen único su negocio?

Para mí dos cosas son fundamentales: el buen servicio al cliente y la calidad de la comida.

¿De dónde surgió el nombre de su negocio?

Mi esposa es de Honduras, de un pueblo donde hay muchas palmas, además a ella le gustan las palmas.

¿Cuáles fueron los desafíos más grandes que tuvo al establecer su empresa?

En Yakima nos fue muy difícil conseguir este local, ese fue nuestro mayor desafío.

¿Cuál será su estrategia para mantenerse en el mercado?

Trataré de mantener la buena atención al cliente y la calidad de nuestra comida.

¿Cuáles son sus metas a corto plazo?

Establecernos en un local más amplio, tener nuestro propio restaurante.

¿Cómo aprendió su oficio?

Lo aprendí de mi esposa, ella es muy buena en la cocina.

¿Qué otro tipo de trabajo o experiencia empresarial ha tenido?

Cuando recién llegamos al valle cosechamos manzanas por un corto tiempo.

¿Qué le gusta hacer cuando no está trabajando?

El poco tiempo que tengo lo ocupo para salir al parque con mis hijos.

¿Qué consejo o recomendación daría a quienes desean incursionar en el mundo empresarial?

Mentalizarnos en que nada se logra fácil en esta vida, hay que trabajar muy duro para para alcanzar las metas, y que nunca se desanimen, todo es posible.

Load comments