“La vida me hizo fuerte desde niña”, dice Venedita Montes de Oca, propietaria de la Quesería Bendita, un negocio familiar que se ha mantenido abierto en Yakima por más de dos décadas gracias a su fiel clientela y a la fe de Montes de Oca, comenta ella.

¿Cerró su negocio a causa de la pandemia?

Gracias a Dios no cerramos ni un solo día, nos mantuvimos trabajando, igual sirviendo a toda nuestra clientela.

¿Ha tenido su negocio algún tipo de ayuda financiera durante la pandemia?

No. No nos afectó mucho en la economía dado que nosotros estuvimos abiertos todo este tiempo, preferí dejar la ayuda para aquellas personas que realmente la necesitaban.

Económicamente, ¿qué tanto se vio afectado su negocio?

Gracias a Dios para nosotros no hubo crisis de esa índole, nos mantuvimos surtiendo a las tiendas que son nuestros clientes, tanto locales como fuera de la ciudad, y eso nos mantuvo ocupados proveyendo para nuestras familias.

¿Cómo visualiza su negocio a corto y largo plazo?

Mientras Dios me de las fuerzas seguiré trabajando como siempre lo he hecho, pero sí estoy consciente de que no somos eternos y mi esperanza es que mis hijas y nietos sigan con este legado por muchos años.

¿Cree que después de que pase esta pandemia la vida será igual?

Creo que sí, esto de las pandemias no es algo nuevo, recuerdo que cuando crecí también llegaron muchas pestes que mataron a mucha gente, una de ellas fue el sarampión, que fue una enfermedad maligna. Siempre ha sido así, se van unas y llegan otras, y aquí seguimos vivos por la mano de Dios.

¿Qué enseñanza le ha dejado esta crisis?

Esta crisis es un recordatorio de lo vulnerable que somos las personas y la gran necesidad de Dios en la vida de toda la humanidad. Esto nos enseña a valorar más la vida y a nuestra familia, conscientes que sin Dios nada somos.

¿Qué mensaje les daría a otros negocios de la región en este tiempo?

He caído muchas veces, pero nunca me he rendido; siempre hay un día para levantarse y empezar de nuevo; nunca caminen sin metas por la vida; tengan mucha fe en Dios porque con él todas las cosas son posibles.

Load comments