Hospital Materno-Infantil

Un bebé murió el 17 de enero de COVID-19 en el condado de Umatilla, informaron funcionarios de salud.

Las autoridades dijeron que la muerte número 80 en el condado de Umatilla realacionada con el virus fue de un bebé recién nacido, cuya madre dio positivo al momento de su nacimiento.

El nacimiento fue un parto de emergencia, afirmaron las autoridades.

El bebé dio positivo y murió el mismo día en el Centro Médico Kadlec en Tri-Cities.

El Dr. Dean Sidelinger, oficial de salud de Oregon, dijo que aunque cada muerte por COVID-19 es una tragedia, lo es aún más en un infante.

“La muerte de un bebé es extremadamente rara. Esta noticia es una gran pérdida para la madre y la familia ”, mencionó Sidelinger.

"Mis pensamientos están con ellos en este momento difícil", agregó.

La gobernadora Kate Brown hizo eco de esas palabras y señaló que los habitantes de Oregon han trabajado juntos durante casi un año para proteger vidas del virus.

"La pérdida de una vida tan joven es una tragedia indescriptible para una familia. Dan y yo enviamos nuestros pensamientos y condolencias a la madre y la familia de este bebé, cuyo dolor debe ser inimaginable en este momento. Los corazones de todos los habitantes de Oregon están con ustedes hoy", dijo.

Sidelinger aseguró que los niños infectados con COVID-19 tienen menos probabilidades de desarrollar enfermedades graves en comparación con los adultos, pero aún tienen riesgo de enfermedades graves por COVID-19. Los padres deben buscar atención médica de emergencia para sus hijos si se presentan ciertos síntomas como los siguientes:

— Dificultad para respirar

— Dolor o presión en el pecho que no desaparece.

— Confusión

 — No poder despertar o permanecer despierto cuando no está cansado

— Labios o cara azulados

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la hospitalización de niños debido a enfermedades relacionadas con COVID-19 sigue siendo baja en comparación con los adultos. Solo el 1.3% de todos los casos positivos y sospechosos de COVID-19 en Oregon son de niños entre 9 años o menores.

Los CDC dijeron que los niños con ciertas afecciones médicas crónicas y los bebés menores de 1 año podrían tener mayor riesgo de contraer enfermedades graves por infecciones del SARS-CoV-2.  Y entre los que experimentaron una enfermedad grave por COVID-19, la mayoría ha padecido enfermedades crónicas.

— La noticia en inglés puede leerse en www.union-bulletin.com

Load comments