Niños migrantes separados de sus familias sufren trastorno

ARCHIVO — Menores de edad hacen cola para ingresar a una carpa en el Albergue temporal de menores no acompañados en Homstead, Florida, el 19 de febrero del 2019.

El sistema de refugios del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS, por sus siglas en inglés) recibió a 122 mil niños migrantes sin compañía que fueron puestos bajo custodia en el año fiscal 2021, un récord histórico, según nuevas cifras del gobierno reportadas por CBS News.

La cifra es alrededor del doble que los registros máximos anteriores.

En los años fiscales 2016 y 2019, cuando se establecieron los récords pasados, el HHS recibió 59 mil y 69 mil niños migrantes no acompañados, respectivamente, según muestran las estadísticas históricas del gobierno.

En un periodo de seis meses a partir de marzo de este año, más de 92 mil menores, que fueron encontrados por las autoridades fronterizas sin compañía de sus padres o tutores, fueron transferidos a refugios del Departamento de Salud.

En el año fiscal pasado, que finalizó en octubre, la Patrulla Fronteriza hizo 147 mil arrestos de niños solos en los límites con México, lo que impulsó el número récord de menores llevados a centros del HHS.

La histórica ola de migración infantil de este año, que primero alcanzó su punto máximo en marzo antes de alcanzar otro pico en julio, planteó importantes desafíos logísticos, humanitarios y políticos para la Administración de Joe Biden, que se ha negado a utilizar una política de COVID-19 iniciada bajo el mandato del expresidente Donald Trump para expulsar a niños no acompañados.

"El programa enfrentó un desafío sin precedentes a principios de este año", indicó a CBS News un alto funcionario de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, la agencia del HHS que se ocupa de los niños no acompañados.

El funcionario, que pidió el anonimato para discutir planes internos, señaló que el gobierno se prepara para otro posible aumento en las llegadas de menores migrantes el próximo año.

La Administración se está movilizando para ampliar la capacidad en refugios tradicionales e identificar dos sitios en Nuevo México y Carolina del Norte que podrían convertirse en instalaciones de emergencia.

Las llegadas a la frontera de niños no acompañados han disminuido desde el verano, pero las autoridades estadounidenses registraron el procesamiento de casi 14 mil menores migrantes que viajaban sin sus padres el mes pasado, el recuento más alto de noviembre en la historia.

Unas semanas después de que el presidente Biden asumiera el cargo, los refugios del HHS alcanzaron su capacidad máxima de la era de la pandemia, ya que los centros redujeron su capacidad por las medidas sanitarias por COVID-19.

En marzo, las instalaciones de la Patrulla Fronteriza, que no están diseñadas para albergar a niños más allá de las 72 horas, se llenaron peligrosamente de menores no acompañados, ya que el Departamento de Salud no tenía espacio.

Load comments