Cada 10 años se hace un conteo de la población por medio del Censo. Los datos del censo se utilizan para asignar el número de representantes en la Cámara de Representes de Estados Unidos, distritos legislativos estatales, gobiernos locales, y distritos escolares y de bomberos. Además, se usan para asignar fondos a programas de asistencia federales en cada estado.

El proceso de redistribución de distritos ocurre cada 10 años y se hace después de que se completan y analizan los datos del Censo. En este proceso se observan los datos recaudados y se hace una revisión de posibles cambios en los límites de cada distrito congresional y legislativo. La creación de los distritos congresionales y legislativos incluye a toda la comunidad, independientemente de su estatus migratorio.

Se busca que al modificar los límites de los distritos se refleje mejor el cambio en la población y se eleve la voz de las personas que habitan en estos.

La formación o división de los distritos tiene un impacto directo en las posibilidades para que candidatos sean elegidos para puestos en la legislatura estatal.

En el estado de Washington, como parte del proceso de redistribución, se ha formado una comisión integrada por cuatro representantes en el Senado y Cámara de Representantes estatales y un quinto miembro que servirá como presidente y no tendrá un voto en las decisiones de la comisión. Esta comisión tendrá juntas públicas donde los miembros de la comunidad podrán expresar sus opiniones o preocupaciones sobre el impacto de los posibles cambios en los distritos congresiónales y legislativos.

Varias organizaciones y grupos comunitarios en el Valle de Yakima ya están movilizándose para traer información, educación y capacitación para que más personas puedan participar en la creación de los nuevos distritos. Manténganse informado sobre el desarrollo de este proceso y recuerde que su voz cuenta.

— El contenido de esta columna representa la opinión del columnista y no necesariamente la opinión editorial de El Sol de Yakima.

Load comments