Lupe Guillen

Lupe Guillén, la menor de las hermanas de la soldado del Ejército de Estados Unidos, Vanessa Guillén, montada sobre una carroza tirada por caballo mientras dan la vuelta final al campo de atletismo de la secundaria César Chávez, el viernes 14 de agosto de 2020 en Houston.

El Ejército de Estados Unidos anunció acciones disciplinarias contra 21 soldados y suboficiales en Fort Hood, Texas, en relación con la muerte el año pasado de la soldado mexicana Vanessa Guillén, que estuvo desaparecida por dos meses antes de que se encontrara su cuerpo.

Las sanciones, que incluyen el despido de ocho altos mandos, son las últimas medidas de las fuerzas armadas en respuesta a la desaparición y muerte de Guillén el 22 de abril de 2020, que sacó a la luz los fallos generalizados en la dirección de una base con altas tasas de agresiones sexuales, acoso y drogadicción.

Un nuevo informe del Ejército publicado el viernes reveló que Guillén reportó en dos ocasiones acoso sexual, uno de ellos por parte de uno de sus supervisores, pero que sus superiores no hicieron nada.

Además, el documento culpó al liderazgo militar por permitir que el soldado Aaron Robinson, sospechoso del asesinato de la mexicana, escapara del sitio en que era vigilado, obtuviera un arma y se suicidara.

Pese a que las sanciones anunciadas suponen una condena generalizada a los mandos militares, no se han presentado cargos penales contra ninguno de ellos.

En su lugar, fueron recibieron cartas formales de reprimenda que formarán parte de su expediente por siempre.

Load comments