Los esfuerzos del condado de Yakima y de la Nación Yakama para combatir el coronavirus y vacunar a la población son un ejemplo para la nación, dijo el segundo caballero del país.

“Miro este programa que sirve a una comunidad que no ha sido atendida antes, honrando la equidad”, dijo Douglas Emhoff, esposo de la vicepresidenta Kamala Harris durante una visita al Valle de Yakima.

“Este es realmente un ejemplo de equidad, un modelo para servir a las comunidades desatendidas, desde el momento en que (estas) conducen hasta el momento en que se van, es una buena experiencia”.

Emhoff visitó el Centro Comunitario de Vacunación en el Yakima Valley SunDome y a la Nación Yakama en nombre de la administración Biden para promover la vacunación.

Durante su visita, Emhoff también dijo que la administración destinó 68 millones de dólares para los esfuerzos locales para promover la vacunación.

El gobernador Jay Inslee habló sobre los esfuerzos para reducir las barreras para vacunarse, particularmente en comunidades latinas del estado, como la vacunación móvil en trabajadores del campo y plantas empacadoras, permitiendo a las personas hacer citas de vacunación a través del sistema telefónico 211 del estado y lanzando campañas de medios animando a la gente a vacunarse.

El Representante de Estados Unidos Kim Schrier, D-Sammamish y un pediatra, destacaron la importancia de generar confianza para superar las dudas en cuanto a las vacunas, en especial en comunidades donde la gente teme ser detenida por funcionarios de inmigración.

“Este es un lugar seguro”, dijo Schrier tanto en inglés como en español. “Usted no necesita sus documentos o papeles aquí”.

Emhoff comentó que ha conocido a demasiadas personas que le han dicho que no creían que la pandemia fuera real hasta que un amigo o familiar murió a causa del virus.

Y agregó que el cubrebocas y la vacuna trabajan para reducir los contagios del coronavirus, respaldados por ensayos clínicos y la distribución real de la vacuna.

“Tenemos que seguir usando mascarilla y seguir la ciencia”, dijo Emhoff.

La visita de Emhoff comenzó en el Legends Casino Hotel cerca de Toppenish, donde el Consejo Tribal de la Nación Yakama llevaba a cabo una reunión con sana distancia en el centro de eventos del complejo. Emhoff fue recibido con beneplácito por el canto de una canción de honor tradicional que también sirvió como oración. Más tarde se le obsequió un par de cobijas adornadas con el sello de la tribu.

El presidente tribal Delano Saluskin describió el impacto que el virus ha cobrado a la Nación, tanto en términos de vidas perdidas — 49 — como en pérdidas culturales, como los ritos funerarios que tuvieron que ser renunciados

debido a las restricciones del COVID-19.

“Esto lastimó a mucha gente porque no pudieron despedir a sus seres queridos”, dijo Saluskin.

Comentó que la tribu también ha experimentado pérdidas económicas, ya que Legends sólo generó el 40% de sus ingresos anuales el año pasado, y una fábrica tribal de madera no pudo operar completamente debido a la pandemia.

Emhoff aseguró que la administración es sensible a los sacrificios que hacen las comunidades nativas americanas para detener las consecuencias de la pandemia, que ha golpeado particularmente duramente a los ciudadanos tribales.

“Me llama la atención cómo han puesto sus tradiciones en suspenso para la salud pública”, mencionó Emhoff. “Es un buen ejemplo”

Athena Sanchey-Yallup, secretaria del consejo, dijo que la Nación también vive otra crisis, la de mujeres indígenas desaparecidas y asesinadas, que se remonta a la década de 1960.

Al respecto, Emhoff aseguró que la vicepresidenta Harris ha lidiado con el tema de la violencia contra las mujeres desde que era fiscal en California, y que el presidente Biden fue uno de los patrocinadores de la Ley de Violencia contra la Mujer. Y dijo que el tema también es importante para el Secretario del Interior, Deb Haaland, el primer nativo americano en dirigir el departamento que también supervisa la Oficina de Asuntos Indios de Estados Unidos.

Load comments