acusados de apuñalar

De izquierda a derecha: Héctor Manuel Hernández, Guadalupe Gutiérrez y Jovanni Collazo-Moreno son acusados de apuñalar a un recluso en la cárcel del condado de Yakima. 

Cuatro reclusos de la cárcel del condado de Yakima, incluidos tres que antes atacaron a oficiales correccionales, son acusados de apuñalar a un recluso en la cárcel de North Front Street en Yakima.

Los detectives de la Oficina del alguacil del condado de Yakima informaron que Pedro Solís, Héctor Manuel Hernández, Guadalupe Gutiérrez y Jovanni Collazo-Moreno atacaron a otro recluso con cuchillos caseros en una unidad de vivienda del cuarto piso, el 9 de noviembre.

Los detectives completaron su investigación recientemente y turnaron el asunto a los fiscales, dijo el portavoz de la oficina del alguacil, Casey Schilperoort.

Hernández, de 27 años, Gutiérrez, de 33, y Collazo-Moreno, de 21, se encuentran entre los cinco internos acusados de disturbios y atacar a oficiales correccionales en la prisión el 31 de octubre, establecen documentos de la corte.

Los hechos recientes se dieron a las 3:45 p.m. cuando los internos de la unidad eran llamados a salir de sus celdas para recibir medicamentos. Los cuatro reclusos se encontraban en el área común de la vivienda al momento en que llamaron a la víctima para que recogiera medicamentos. Luego, los cuatro regresaron a sus celdas, volvieron a salir de estas y lo atacaron, según se dijo la declaración jurada.

Los oficiales correccionales detuvieron el ataque que dejó a la víctima con múltiples heridas punzantes.

En una búsqueda en las celdas de los sospechosos se encontraron dos piezas afiladas de barras de refuerzo de acero que habían sido sacadas de las paredes entre dos celdas, se especifica en la declaración jurada.

La pared dañada se encontraba oculta bajo pañuelos, se dijo en la declaración jurada. Los funcionarios de la prisión estiman el daño en más de $750.

Las autoridades informaron que el recluso herido está en espera de juicio por cargos de libertades indecentes, asalto en segundo grado y violación a un menor en primer grado. El sujeto se negó a presentar cargos por el ataque.

Los cuatro reclusos son acusados de sospecha de disturbios en la prisión, posesión de armas como prisioneros y comportamiento malicioso.

Solís, de 19 años, está en espera de un juicio por un cargo de asesinato en primer grado. El juez Richard Bart de la Corte Superior del condado de Yakima le impuso una fianza de 1 millón de dólares durante una audiencia el miércoles. La fianza de Hernández se fijó en 100 mil dólares mientras que Gutiérrez y Collazo-Moreno enfrentan una fianza de 50 mil y 25 mil dólares, respectivamente.

Load comments