Trofeo de la MLS

Los paseantes toman fotos de una réplica gigantesca del trofeo de la MLS, el 8 de noviembre de 2019, en Seattle.

Jordan Morris ingresará este domingo en la cancha de su ciudad natal. Y encontrará una escena que apenas pudo imaginar de niño, cuando también los Sounders estaban en su infancia.

El club que ayudó a revolucionar la MLS hace una década, cuando surgió, será anfitrión de la final de la MLS por primera vez, enfrentando al Toronto FC.

Será la tercera vez en cuatro años que estos clubes se midan en el partido por el campeonato de la liga. Pero la sede ha cambiado. Los dos cotejos anteriores se llevaron a cabo en Toronto, donde los equipos dividieron triunfos.

Se suponía que los Sounders no debían llegar a esta final. Estarán alentados por lo que sería el segundo mayor número de espectadores que hayan visto una final de la MLS, poco más de 69 mil.

Seattle luce como claro favorito pese a que Toronto eliminó ya a New York City FC y Atlanta United en su camino a la final.

“Ganamos ya una antes, y fue superespecial”, dijo Morris. “Pero ganar otra aquí, frente a nuestros aficionados, es algo que ellos se merecen y que toda la ciudad se merece”.

Morris protagonizó la mayor reaparición en este año, tras recuperarse de una lesión grave de rodilla que lo marginó de toda la temporada anterior. Aunque es un miembro clave del elenco de Seattle, han abundado los protagonistas en la columna vertebral del equipo.

Todo comienza atrás, con el arquero Stefan Frei, estrella en el título de 2016. Cristian Roldán se ha convertido en un jugador multifuncional en el medio campo, con capacidad para motorizar el ataque y realizar coberturas defensivas. El uruguayo Nicolás Lodeiro es el mago en la generación de jugadas, y trata con frecuencia de abastecer al peruano Raúl Ruidíaz, quien marcó dos goles en la final de conferencia ante Los Angeles FC.

“Jugarán en casa, frente a sus hinchas”, dijo el volante Jonathan Osorio. “Estoy bastante seguro de que ellos querrán jugar con mucha energía y controlar el partido. Buscarán involucrar a los hinchas desde el comienzo”.

Pero Toronto mostró durante los playoffs que no se intimida en campo ajeno. Han pasado tres meses desde la última ocasión en que sufrió una derrota. Lleva 13 cotejos invicto, incluidos triunfos en los últimos cuatro.

Cerró la temporada regular con una victoria sobre Columbus y eliminó al D.C. United en el inicio de la postemporada. Pero sus últimos dos triunfos fueron los más impresionantes de la racha invicta, ante el NYCFC y Atlanta.

Aunque el español Alejandro Pozuelo ha sido un astro desde que llegó para esta campaña, ha sido el medio campo, encabezado por Michael Brdley, el que ha posibilitado el éxito.

“Todo comienza con su presión. Están dispuestos a cubrir espacio”, dijo Roldán. “Algunas veces, con el lenguaje corporal, puedes marcar la pauta, y esos tres en el medio campo ciertamente lo hacen... Son unos caballos de batalla”.

Load comments