Cuando escuchas la palabra abeja, ¿qué imagen viene a tu mente? Lo más probable es que sea aquel icónico insecto de rayas negras y amarillas, que produce miel y tiene un aguijón que podría picarte.

La abeja europea, como se la nombra, es una de las especies más conocidas, pero no es la única. Es apenas uno de los cientos de insectos de este tipo que conviven en el ecosistema regional.

Al conmemorarse el 20 de mayo el Día Mundial de las Abejas, especialistas invitan a abrir los ojos, ser curiosos, conocer y cuidar las especies de abejas.

Decretado en 2017 por la ONU, el Día Mundial de las Abejas tiene como objetivo crear conciencia sobre la importancia y las amenazas que enfrentan estos insectos y otros animales polinizadores, como las mariposas, los murciélagos y los colibríes.

Estas especies se encargan de llevar a cabo la polinización, proceso esencial para la reproducción de cultivos y plantas. Pero las poblaciones de los polinizadores están disminuyendo como consecuencia de la destrucción de su hábitat.

"A nivel mundial hay una crisis de polinizadores, se están muriendo, y una de las causas es porque se están muriendo de hambre", señala la bióloga Liliana Ramírez, quien ha estudiado estos animales desde hace más de 10 años.

El 90 por ciento de las especies de plantas con flores es polinizada por animales y la mayor parte la llevan a cabo los insectos, explica. De los insectos, los que hacen el trabajo más efectivo son las diferentes especies de abejas.

La disminución de los polinizadores es un riesgo para la agricultura en todo el mundo.

"El servicio ecosistémico de polinización es súper importante, no nada más para las abejas, sino para las plantas y para nosotros", señala la bióloga Almendra Castañeda, cofundadora de Battus, asociación que busca la educación ambiental dirigida a la conservación de los polinizadores.

"De aquí radica la importancia de que nosotros podamos conocer toda la gama o gran porcentaje de los diferentes tipos de abejas. Para poder conservar, hay que conocer".

Para protegerlas, coinciden las especialistas, lo más importante es sembrar plantas de la región y conservar los parajes naturales.

Load comments