Aún no amanecía y un amplio operativo de seguridad y de logística rodeaba los patios de Senda, en la Avenida Bernardo Reyes, en Monterrey, Nuevo León.

En las afueras podían apreciarse unidades del Ejército, Fuerza Civil y Tránsito, mientras que al interior se vigilaba cada detalle en los 13 autobuses que llevaron a empleados a vacunarse a Laredo, Texas, con el apoyo de trabajadores de salud que llegaron con trajes quirúrgicos.

"¿Cómo nos seleccionaron? Por riesgo, porque Farmacias del Ahorro hace pruebas de antígenos y realmente se escogió a la gente que está más en contacto con gente que está contagiada y la idea es que nos protejan", compartió Arturo Meléndez, empleado de la cadena.

A las 7:20 horas salió el autobús donde viajó Arturo y 19 trabajadores más de esa empresa. En esa unidad iban también el gobernador electo de Nuevo León, Samuel García, y su esposa Mariana Rodríguez en los asientos delanteros.

La pareja encabezó la primera caravana de 13 autobuses con la que inició el Programa de Vacunación Transfronterizo.

Venciendo las trabas federales de México, este programa busca vacunar contra la COVID-19 a trabajadores menores de 39 años en la frontera con Texas con una única dosis de Johnson & Johnson.

"Venimos para la atención en cada uno de los autobuses, a cargo de las personas que vienen, para estar al pendiente de cualquier síntoma, de cualquier otra situación", dijo Osvaldo Rodríguez, un estudiante de medicina preventiva del Hospital Universitario.

En todos los autobuses se subió personal de salud.

Tres vehículos militares artillados abrieron paso al contingente, incluidos dos vehículos particulares de la escolta del gobernador electo.

Durante el trayecto fueron vigilados por nueve unidades de Fuerza Civil, seis de la Guardia Nacional y una ambulancia. Ya en Tamaulipas, en la nueva caseta Ex Garita, se sumaron seis patrullas de Fuerza Tamaulipas.

Con apoyo de seis unidades de Tránsito de Nuevo Laredo llegaron a las 10:45 a.m. al Puente Internacional 2 Juárez-Lincoln.

Los autobuses cruzaron a un área de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés). En ese punto, personal de Salud del vecino país subió a las unidades para vacunar a los pasajeros.

Luego salieron hacia el lado mexicano y se estacionaron en los patios del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

"Exagerado (tardaron) 25 minutos, iban ya muy organizados, iban poniendo la vacuna, te daban tu cartilla. y fue muy rápido", dijo García sobre el tiempo que tardaron en aplicar las dosis a los pasajeros de su unidad. Él y su esposa también se vacunaron.

Ellos llegaron a los patios del SAT a las 11:40 a.m. para esperar al resto de los camiones de la primera caravana. A las 12:45 p.m., los 13 autobuses salieron juntos hacia Monterrey escoltados de la misma forma.

La caravana llegó a Monterrey a las 4:12 p.m., casi nueve horas después de que salió.

En la primera jornada fueron 800 trabajadores vacunados.

Aunque el programa está enfocado en trabajadores menores de 39 años, también pudieron ser vacunados otros como Juan Guadalupe Bazaldúa, de 58 años, también trabajador de Senda.

"Me parece excelente, no hubo chance de vacunarme cuando me tocó y ya ahorita ya lo logré", expresó.

Load comments