camioneta ejecutiva

Al interior de sus casi 6 metros de longitud, esta van esconde asientos tapizados de piel italiana y con funciones de masaje, una mesa de trabajo de madera, pantallas de 32 pulgadas y hasta un PlayStation 4 y un Xbox.

Se trata de una de las camionetas ejecutivas equipada por la compañía mexicana De Bello Van.

Y aunque por fuera luce como un vehículo común y corriente, su habitáculo tiene un aspecto más cercano al de una oficina o un estudio, con persianas en las ventanas y grandes paneles de madera en las paredes.

"En realidad si la ves por fuera y cerrada, es la camioneta más discreta, no se ve ostentosa", explicó Carlos Bello.

"Pero el interior está enfocado para que seas 100 por ciento productivo y que estés totalmente relajado en el tráfico".

Equipar cada una de las camionetas le toma a la compañía hasta 3 meses, proceso que se realiza en su planta en el Estado de México.

camioneta ejecutiva

Ahí, se reciben los vehículos completamente nuevos y se procede a desmontar todo el interior: asientos, recubrimientos y consolas son retirados. La cabina queda entonces como un lienzo en blanco para agregar el equipamiento elegido por los clientes.

Y la gama de opciones es bastante amplia: desde enfriadores de bebidas y cajas de seguridad ocultas hasta cámaras para monitorear el exterior y pantallas de 65 pulgadas.

"Ninguna de las camionetas que hemos hecho ha sido igual a las otras, porque, al final le damos un toque específico de acuerdo con el cliente", detalló Bello.

Pero todo este lujo tiene un precio. Una Chevrolet Express equipada por De Bello Van tiene un precio base de un millón 320 mil pesos, mientras que, en una agencia, se adquiere en 600 mil 400 pesos (alrededor de 70 mil dólares.

En total, se cuentan con 45 opciones diferentes de equipamiento, y con vehículos como Sprinter de Mercedes-Benz, Escalade de Cadillac y Express de Chevrolet.

Load comments