Adam Mendoza es un joven empresario de tan solo 20 años de edad, que decidió iniciar su propio negocio de nutrición y ejercicio porque cree que la base de una buena salud es la alimentación sana y mantener el cuerpo en movimiento.

Hijo de padres mexicanos, con un alto sentido de responsabilidad, él ha tomado, como reto personal ayudar a su comunidad compartién-doles sus conocimientos en el cuidado de la salud física y mental.

¿Hace cuánto tiempo reside en el valle?

Aunque vivo en Outlook desde hace varios años, venimos todos los días a Yakima a trabajar, porque aquí tenemos nuestros centros de nutrición.

¿Por qué decidió empezar su propia empresa?

Hace dos años, después de graduarme de la secundaria, empecé a tomar importancia en el cuidado de la salud y el primer paso fue ejercitarme, y decidí compartir mis conocimientos con los demás.

Conocí a una pareja que trabaja con grupos, impartiendo clases de ejercicio y cuidado de la salud, y ellos fueron mi inspiración.

¿Qué características hacen único su negocio?

A la gente le gusta venir a Yakima Fitness Nutrition por el buen trato, me gusta hablar con mis clientes, orientarlos en el cuidado de su alimentación, les doy clases de ejercicio, además de los desayunos y comidas saludables que aquí les preparo con suplementos alimenticios que ayudan al buen funcionamiento del organismo, manteniéndolo sano.

¿De dónde surgió el nombre de su negocio?

Tengo unos amigos en Oregon que trabajan igual con grupos de apoyo y nutrición, me gustó el concepto que manejan y de ahí empecé a retomar las ideas del nombre y finalmente quedó como Yakima Fitness Nutrition, abarcando todo lo que en este centro hacemos.

¿Cuáles fueron los desafíos más grandes que tuvo al establecer su empresa?

Fueron varios obstáculos. Primero, los trámites que se deben hacer en la ciudad para los permisos. Segundo, el local no estaba remodelado a tiempo y eso hizo que se retrasara la apertura un mes, pero eso no me detuvo, seguí adelante y empecé con lo que tenía y con el apoyo de mis clientes, que no me dejaron solo.

¿Cuál será su estrategia para mantenerse en el mercado?

Creo que el buen trato y la calidad en los servicios que aquí tenemos hacen único este centro, además hemos logrado que los grupos de apoyo que manejamos se consoliden y se vean como familia, y eso hace que cada día vengan más personas buscando apoyo.

¿Cuáles son sus metas a corto plazo?

Mi propósito principal es ayudar a más gente, lograr motivar a las personas a que se comprometan con el cuidado de su salud y eso se va logrando día a día.

Hemos creado retos de 21 días con resultados excelentes, que los motivan a seguir avanzando y una prueba es este último, en el que están participando 25 personas y así en cada uno hemos ido creciendo.

¿Cómo aprendió su oficio?

Mis padres tienen su propio centro de nutrición aquí en Yakima desde hace varios años, allí aprendí a tratar a la gente, a preparar los suplementos alimenticios que ofrecemos.

¿Qué otro tipo de trabajo o experiencia empresarial ha tenido?

Aprendí el manejo de grupos y el trato al público desde mi infancia en el negocio de mis padres. Allí ayudaba y trabajaba desde que estaba en la escuela y me hice el propósito de que algún día iba a abrir mi propio centro, ampliando los servicios, como las clases de ejercicio que tenemos por la mañana y la tarde, y que han sido un gran éxito en la comunidad de Yakima.

¿Qué le gusta hacer cuando no está trabajando?

Me gusta mucho leer, voy al gimnasio una o dos horas al día, preparo día a día las clases que doy y sigo tomando cursos de negocios para seguir creciendo y preparándome.

¿Qué consejo o recomendación daría a quienes desean incursionar en el mundo empresarial?

Recomiendo a los jóvenes que sigan sus sueños, que sean perseverantes, que hagan lo que les gusta. El mundo es de quien se arriesga y somos los jóvenes los que debemos crear nuestros propios espacios para llegar a nuestras metas.

Load comments