El período de 45 días establecido por Estados Unidos y México para evaluar si las medidas de control migratorio están logrando un descenso en el flujo de indocumentados probablemente no será suficiente, advirtieron funcionarios estadounidenses con experiencia en seguridad fronteriza.