Nadie sabe exactamente cuántas personas han desaparecido o han sido asesinadas en y alrededor de la reservación Yakama. La reservación tiene 1,3 millones de acres, incluyendo áreas remotas. Un legado de pobreza y racismo hace que la gente no hable con las fuerzas policiacas. La policía tribal tiene una autoridad limitada; se supone que el FBI investiga los crímenes graves, pero su oficina en Seattle podría parecer muy lejos.