Un vendedor de fruta

Un vendedor de fruta pasa una bolsa llena de mangos a una clienta en el mercado ambulante de Granger, el 18 de septiembre.

Hay algo embriagador en el movimiento y el mercado ambulante de Granger está lleno de este. Decenas de personas deambulan entre mesas, charlas y música en el aire, que se mezclan con el aroma de jugosas carnes.

Ropa, ollas y sartenes, herramientas usadas, aparatos electrónicos y todo tipo de objetos son tomados, examinados y comprados o devueltos a las mesas.

Las manos buscan productos frescos, las voces preguntan “¿Cuánto?” y “How much?” y las bolsas se llenan de nopales, jícamas y mangos.

Consuelo Sandoval y su esposo Everardo Torres sirven nieve para una fila que nunca desaparece. Siempre hay alguien que quiere nieve.

El mercado de Granger es nuevo. Sandoval dijo que apenas empezaron a vender allí en abril después de ocho años en el mercado de Toppenish. Muchos de los vendedores de este lugar tuvieron que abandonar el mercado de Toppenish a principios de este año tras la muerte de la propietaria del terreno. Ahora, más de 50 vendedores se instalan cada domingo, vendiendo una gran variedad de alimentos y mercancías de 9 a.m. a 4 p.m.

Los asistentes pueden estacionarse gratis en un estacionamiento con el personal necesario. Los adultos pagan 2 dólares para entrar en el mercado de siete acres. Los niños menores de 12 años entran gratis.

Sandoval y Torres trabajan en uno de los puestos más populares, usan una receta de nieve que ha estado en la familia de Torres durante tres generaciones. Venden una gran variedad de sabores, incluyendo tequila, coco y su sabor más popular, limón.

A Sandoval le gusta el nuevo mercado. Torres Ice Cream es casi imposible de pasar por alto cuando entras. El negocio va bien.

“A los clientes les gusta”, dice Sandoval. “Les gusta que esté limpio, que todo esté organizado, que no haya problemas con el estacionamiento. Es más cómodo para los que vendemos ahí”.

Un joven juega con un juego

Un joven juega con un juego en un puesto de juguetes, peluches y ropa para niños dentro del mercado ambulante de Granger, el 18 de septiembre.

Organizando un nuevo mercado

Israel Bustamonte ayudó a poner en marcha el mercado con el propietario del terreno, Ryan Stonemetz. Stonemetz, quien creció en Zillah, quería usar el terreno para ofrecer a los lugareños actividades recreativas. Ahora Bustamonte ayuda a organizar el evento cada semana contactando con los vendedores.

“Tenemos una buena respuesta de los vendedores”, dijo Bustamonte.

Añadió que muchos asistentes y vendedores se han enterado del mercado de boca en boca. Los organizadores se han abstenido de hacer publicidad mientras resuelven problemas, dijo Stonemetz. Apenas empezaron a publicar en redes sociales.

Stonemetz dijo que los organizadores han tratado de mantener una división de 60-40 entre los vendedores permanentes y los nuevos vendedores. Esto es para hacer cada semana diferente y atraer a las empresas que tienen productos únicos o son más exitosos, mencionó. También da a los nuevos vendedores la oportunidad de participar.

“Siempre estamos abiertos a nuevos vendedores”, dijo Stonemetz. “Si tienes un producto que es realmente bueno, te ayudaremos a ser permanente”.

Bustamonte afirmó que los organizadores y los vendedores todavía tratan de mantener un equilibrio mediante el fomento de empresas y vendedores locales. Agregó que muchos de los puestos de comida del mercado compran ingredientes de los puestos vecinos.

“Tratamos de apoyar lo local”, señaló. “Es más bien algo comunitario, todos los vendedores se llevan bien”.

Stonemetz espera que el mercado siga creciendo mientras se añaden patios de comida y campos deportivos a su alrededor. Espera usar los graneros del lugar para un mercado cubierto que pueda montarse en el invierno.

Una niña juega con dos cachorros

Una niña juega con dos cachorros a la venta en el puesto de Alfredo Carrillo dentro del mercado ambulante de Granger, el 18 de septiembre.

Perspectivas de los vendedores

Alexandra Flores ayuda a sus padres en su puesto de productos electrónicos, accesorios para teléfonos y juguetes. Antes de venir a Granger, habían operado durante ocho años en Toppenish.

Hay menos preocupaciones en el nuevo mercado, dijo su padre, Armando, añadiendo que tiene confianza en la gestión.

Aún así, dicen que el mercado de Granger todavía no ha crecido tanto como su predecesor en Toppenish. Flores dijo que ahora que suben anuncios en Facebook, más gente pudiera venir.

Sentado cerca de una pequeña colección de gallinas enjauladas, Alfredo Carrillo, que vendía huevo, especuló que la cuota de entrada de 2 dólares podría desalentar a algunas personas a venir a Granger, pero añadió que el nuevo mercado tiene más espacio y los visitantes están menos apretados.

Muchos de los vendedores no trabajan en sus puestos de tiempo completo. Es una forma de ganar algo de dinero mientras se relajan, dijo Carrillo mientras se recostaba en su silla y ponía los pies sobre una cubeta.

“Es un extra para mí y un descanso del trabajo”, bromeó.

Un paseo por el mercado revela una amplia gama de productos que van desde frutas y verduras hasta ollas, sartenes y utensilios de cocina de todos los tamaños. La Típica Oaxaqueña importa desde ollas de barro hasta esculturas y frijoles de Oaxaca para venderlos los domingos. Tacos, huaraches, quesabirrias y burritos volaron de las parrillas a las mesas.

¿Qué dicen los clientes?Fabiola Escareño, Pati Cárdenas y Viviana Gómez asisten al mercado de Granger cada fin de semana con sus amigas. Muchas de ellas son adolescentes que acaban de graduarse o que pronto se graduarán de la preparatoria.

Se enteraron del mercado por amigos y familiares y vienen después de asistir a la iglesia. Aunque compran poco, van sobre todo a comer y beber. Las aguas frescas son especialmente buenas, dicen.

“Las personas que acuden al mercado, primero suelen ir a comer. Después compran los artículos que necesitan y pueden encontrar”, dijo Sandoval. “Hay ropa, hay zapatos, hay juguetes. Hay prácticamente de todo”.

— Esta noticia se puede leer en inglés en www.yakimaherald.com


— La noticia de Jasper Kenzo Sundeen para el Yakima Herald-Republic es posible con el apoyo de Report for America y miembros de la comunidad a través del Fondo Comunitario del Valle de Yakima. Para obtener información sobre cómo publicar esta noticia, envíe un correo electrónico a news@yakimaherald.com

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.