"Combatir organizaciones delictivas trasnacionales y la epidemia de opioides, la migración irregular y administrar nuestra frontera compartida", son los temas de la agenda entre funcionarios estadounidenses y el presidente mexicano, así como el presidente electo de ese país.