En 2014 el artista mexicano Marcos Ramírez ERRE y el fotógrafo estadounidense David Taylor, emprendieron una larga travesía por la que alguna vez fue la frontera de México y Estados Unidos.

Reflexionan sobre la frontera
La reflexión de los artistas se podrá ver a través de una selección de 61 piezas, entre fotografías, mapas, replicas de los obeliscos y un documental de José Inerzia, en el que se registra el proceso que siguieron por estados como Oregón, Colorado, Kansas y Texas.
 

 Ambos artistas recorrieron más de tres mil kilómetros en 31 días, para colocar 47 obeliscos en distintas poblaciones de Estados Unidos, con el propósito de recordar cuáles eran los límites entre ambas naciones en 1821, bajo el el argumento histórico del tratado Adams Onís, firmado entre 1819 y 1821 entre la Unión Americana y España, ratificado posteriormente por México.

 Esta división duró cerca de 20 años, pero de haber quedado así habría reconfigurado la forma geopolítica de América del Norte, expresaron los creadores, quienes añadieron que este viaje les hizo conscientes de la enormidad y diversidad del paisaje, pero también les hizo cuestionarse la propiedad del territorio y el papel que juega la frontera en la coyuntura actual.

 "Fue una frontera que nunca se marcó físicamente porque duró por un periodo muy corto, de 1821 hasta el cuarenta y tantos, no había ni los medios, ni la estabilidad política para poder realizar una labor como la que nosotros terminamos haciendo por ellos", describió Ramírez.

 La reflexión de los artistas se podrá ver a través de una selección de 61 piezas, entre fotografías, mapas, replicas de los obeliscos y un documental de José Inerzia, en el que se registra el proceso que siguieron por estados como Oregón, Colorado, Kansas y Texas.

 "La pérdida de ese territorio significó para México una herida y recrear esos límites significó volver a hacer visible una cicatriz; la frontera original estaba basada en acuerdos, la de ahora tiene más que ver con una conquista", consideró Taylor.

Load comments