Funcionarios de educación estatal y local deberían moderar su beneplácito sobre el poco y desigual progreso en los resultados de los exámenes estatales este año. Casi la mitad de los estudiantes en todo el estado reprobaron las pruebas de matemáticas y artes del lenguaje inglés.

Esto es inaceptable desde cualquier punto de vista.

Las calificaciones han mejorado en estudiantes de tercer y cuarto grados, entre latinos y en alumnos de educación especial, lo cual es alentador. Pero casi la mitad de estudiantes en todo el estado todavía no cumplen con el estándar de estas importantes pruebas, según arrojó un informe publicado el 13 de septiembre.

La Legislatura y funcionarios escolares deberían actuar con decisión para solucionar este problema.

El objetivo es lograr que todos los jóvenes de Washington se gradúen de la secundaria (preparatoria) y estén preparados para asistir a la universidad o cursar una carrera corta. Estos estudiantes deben aprobar los exámenes estatales de matemáticas e inglés o una alternativa aprobada, obtener todos los créditos requeridos en la preparatoria y elaborar un plan a futuro.

Funcionarios de Escuelas Públicas de Seattle señalan que los alumnos de esa región tienen promedios más altos que el resto del estado.

Como siempre, estudiantes en áreas de residencia pudientes en general obtienen mejores resultados en las pruebas estatales que sus compañeros de zonas pobres. Así por ejemplo, los estudiantes de la mayoría de los distritos escolares de Puget Sound logran puntajes más altos que los de otras partes del estado.

La Legislatura y las escuelas públicas del estado de Washington tienen aún mucho trabajo por hacer para solucionar la forma en que se educa a los 1,1 millones de alumnos en cada aula, en cada escuela.

Se ha demostrado que algunas iniciativas han funcionado y la Legislatura debería otorgar dólares adicionales a este sector.

La Legislatura estatal debe invertir en el aprendizaje temprano hasta que cada niño de 3 y 4 años , de bajos ingresos, tenga la oportunidad de asistir a una escuela preescolar de alta calidad. Los estudiantes con dificultades de aprendizaje deben obtener ayuda adicional a través del Programa de Asistencia de Aprendizaje estatal, clases extras o tutorías externas u otro método comprobado.

A su vez, se debe contratar a más enfermeras, consejeros de salud mental y coordinadores de enlace en escuelas y al alcance de los padres, hasta que la salud y la asistencia de los estudiantes no frenen los logros de los estudiantes. También dar a cada alumno la oportunidad de probar su capacidad con clases AP e IB y programas de doble crédito como Running Start.

El Superintendente de Instrucción Pública, Chris Reykdal, agrega algunas ideas a esta lista, en las cuales también valdría la pena invertir. Él está presionando para lograr que el día escolar y el año escolar sean más largos, además para que los niños se beneficien con educación bilingüe desde el jardín de niños.

Si la Legislatura continúa invirtiendo de forma inteligente en la educación, los resultados de exámenes y otras formas de saber cómo progresan los estudiantes, continuarán mostrando mejoras en todo el estado y no solo en los mejores códigos postales.

Los miembros de la junta editorial de Seattle Times son el editor de la página editorial Kate Riley, Frank A. Blethen, Donna Gordon Blankinship, Brier Dudley, Mark Higgins, Melissa Santos y William K. Blethen (emérito).

Load comments