• actualizado

Hay quien los prefiere estrellados, revueltos, tibios, duros... ningún ingrediente como el huevo para ofrecer una infinita gama de texturas y usos. Y esa capacidad de transformación la debe, en buena medida, a sus proteínas.